La Alfombra Roja

domingo, 12 de octubre de 2008

II Edicion del Festival Vivamérica: Otro paso adelante

Entre los días 6 y 12 de Octubre se ha celebrado en Madrid, Tenerife y Bogotá la II edición del Festival Vivamérica. En la capital de España la programación cinematográfica superó a la ofertada el primer año y, poco a poco, se va convirtiendo en cita obligada para el cine iberoamericano.

Entre todos los films proyectados hay que destacar “Leonera” de Pablo Trapero. Fue la única película con pase especial para la Prensa y sirvió para dar el pistoletazo de salida del Festival en la Sección Cine. La presencia del director ayudó a promocionar aún más el evento que colgó el “entradas agotadas” en su proyección al público.

Esta historia de madres en la cárcel ya fue proyectada en Cannes y San Sebastián y es la apuesta argentina a los Oscar. Pablo quiso destacar que su historia era “una historia de personas en situaciones límite y la manera en que cada uno las afronta”. También destacó que “en ningún momento quise hacer una película de denuncia de las penitenciarías argentinas” aunque está orgulloso de “haber creado un debate sobre este tema”.

Entre el resto de films proyectados podríamos destacar “Gasolina” que contó con la presencia del director Julio Hernández Cordón y los actores Carlos Dardón y Francisco Jácome; “Perro come perro” representada por el director y guionista Carlos Moreno y “Paisito” que contó con la directora Ana Díez y el guionista y actor Ricardo Fernández Blanco. Precisamente la emisión de ésta última provocó un debate en la sala al tocar el siempre delicado tema de la dictadura en, este caso, Uruguay; una dictadura como comentó la directora “mucho menos conocida que la chilena ó argentina” y que pretendía mostrar “la difícil situación de los de “el medio”, aquéllos que no quieren tomar partido”.

Quizás uno de los aspectos más interesantes de este año han sido los coloquios y talleres preparados por la Organización. De todos ellos podríamos destacar el coloquio “Entre generaciones” con Juan Diego Botto y Montxo Armendáriz como intervinientes y Santiago Tabernero como moderador. Este encuentro pretendía mostrar al público la distinta visión del mundo del cine desde la perspectiva de un actor y la de un director. Aunque ambos estuvieron de acuerdo en la mayoría de los temas no llegaron a un entendimiento a la hora de valorar si un actor puede aprender a serlo a base de estudio ó simplemente es un talento innato que se tiene o no se tiene.

Otro de los eventos más interesantes fue la clase magistral de Daniel Burman, director de “El nido vacío” recientemente proyectada y premiada en San Sebastián. En dicho taller el director argentino intentó explicar todo el proceso de creación de un largometraje. Mediante ejemplos, anécdotas y experiencias propias Daniel intentó transmitir las responsabilidades de un director de cine y la manera de afrontarlas.

José Daniel Díaz
Publicado en Noticine.com