La Alfombra Roja

miércoles, 1 de octubre de 2008

Oye, ¿Y cómo es el Festival de San Sebastian?

Para cerrar la puerta a lo que fue el Festival de San Sebastian, probablemente el mejor Festival del país, me gustaría hablaros un poco de cómo es por dentro. Mucha gente me pregunta ¿Cómo es el Festival?; y lo preguntan porque se ve como algo grande, sólo accesible para unos pocos, lleno de glamour.

Os quiero contar un poco cómo vive un periodista una jornada del Festival; realmente el ritmo es trepidante. Te levantas pronto por la mañana y te diriges a la zona de prensa qu se encuentra en Kursaal. Miras tu taquilla (los que la tengan) para recoger la publicidad, invitaciones y demás información que distribuyen productoras o distribuidoras. Después te diriges al tablón de anuncios y estudias todas las ruedas de prensa del día haciendo encaje de bolillos para poder asistir y no perder ninguna película interesante.

A las 9:30 te diriges al Teatro Victoria Eugenia y ves una película de la Sección Oficial; normalmente en un pase privado para prensa y acreditados. A las 11:00 te diriges de nuevo a la zona de prensa y asistes a los coloquios de la Sección "Horizontes latinos" que además de una amena conversación invitan a un sabroso desayuno. Aprovechas esos momentos para charlar con los compañeros y enterarte de lo que se cuece en la trastienda (en este caso Carlos Boyero, crítico de El Pais, fue la comidilla diaria por una carta enviada por un grupo de artistas solicitando al diario su expulsión del periódico).

A las 12:00 te diriges a la segunda película del día dentro de la Sección Oficial, normalmente proyectada en Kursaal. A la salida, y mientras analizasel film con otros compañeros, te diriges al sótano del Teatro Victoria Eugenia donde la Sección Zabaltegui ofrece un cocktail con vinito mientras se rueda una entrevista al personaje del día.

Rápidamente escapas de allí para dirigirte a la zona de prensa donde está a punto de comenzar una rueda de prensa con uno de los equipo que presentaron película. Llegas cuando está a punto de comenzar, cambias tu acreditacion por una máquina que traduzca todo lo que digan los entrevistados, y entras en la sala. Unas fotos rápidas y comienza la ronda de preguntas, desde las más interesantes hasta las más absurdas. Un aplauso da por finalizada la sesión.

De allí a la sala de ordenadores. Es el momento de recopilar información y sensaciones y enviar tu artículo a la redacción. Dos horitas frente al monitor y hora de ver otra película, la última del día. El cine Principal sirve de ecenario para un nuevo pase para la prensa y acreditados.

A la salida muchos comentarios, primeras impresiones y grupos que se empiezan a formar para ir a cenar. San Sebastián es un paraíso culinario y los pintxos una bonita obsesión. Aprovechas para dar una vuelta por el casco viejo, disfrutar de sus gentes y echar un vistazo a la playa de la Concha.

Si ese día hay alguna invitación nos dirigimos para allá y si no..... pues a degustar el ambiente donostiarra que es un lujo.

Si por casualidad sacas un poco de tiempo puedes dirigirte al Sales Office donde profesionales de distintos sectores se conocen y se fraguan interesantes alianzas. Y si aún así sacas un momento de aburrimiento siempre puedes asistir a alguna retrospectiva interesante.

José Daniel Díaz