La Alfombra Roja

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Crítica: "No es tan fácil"

Avalada por 3 nominaciones a los Globos de Oro (Mejor película de comedia o musical, Mejor actriz y Mejor guión), el 25 de Diciembre llega a las pantallas españolas la última película de Nancy Meyers. Una comedia amarga que sobrevive gracias la interpretación de la siempre solvente Meryl Streep.

La ex-mujer convertida en amante. Ese extraño recurso es el que utiliza la directora y guionista americana para preparar un gran enredo que mezcla situaciones delirantes con otras más dramáticas y sentimentales. Jane (Meryl Streep) está divorciada desde hace 10 años de Jake (Alec Baldwin), el cual se ha vuelto a casar con una chica 20 años menor que él. Pero un día, ayudados por unas copas de más, Jake y Jane tienen un tórrido romance. Algo que parecía puntual se convierte en habitual y Jane acaba siendo "la otra".

Las interpretaciones son sin duda lo mejor del largometraje. Meryl Streep carga con todo el peso de la película mientras que el resto del reparto encabezado por Alec Baldwin y Steve Martin interpretan sus papeles en torno a ella. Curiosamente Steve Martin, el más implicado en el cine de comedia de todos ellos, realiza la interpretación más fría y dramática.

Con un metraje excesivo para el tipo de film que es, Nancy Meyers no consigue encajar la película en ninguna categoría. No es especialmente graciosa, no enternece, no llega al espectador en los momentos más dramáticos, no sufres,... Es entretenida y a ratos divertida pero le falta integrar al espectador en la historia; lo que siempre se ha llamado "enganchar al público".

Su mayor acierto, además del plantel interpretativo, es el buen uso que hace de los diálogos. En ningún momento son sensibleros o tópicos e incluso en algún momento llega a lo políticamente incorrecto. Las conversaciones siempre buscan dar luz a lo que les ocurre; llegar a conocerse y saber por qué hacen las cosas.

El amor tiene múltiples variantes, una especialmente curiosa es ésta pero si miramos la realidad seguro que encontramos situaciones aún más sorprendentes. Si es que las relaciones ya no son como antes...

José Daniel Díaz