La Alfombra Roja

viernes, 17 de diciembre de 2010

Crítica: "Burlesque"

Gracias a nuestros amigos de Sensacine y a Sony Pictures tuvimos la oportunidad de ver en un pase privado el musical "Burlesque". Nominado a tres Globos de Oro incluyendo Mejor Película Musical o de Comedia este film protagonizado por Cher y Christina Aguilera es una entretenida producción llena de tópicos que se disfruta con agrado.

Uno de los puntos importantes en un musical es su banda sonora. Mucho de su éxito depende del acierto en la selección de coreografías y canciones. En este sentido "Burlesque" de Steve Antin consigue alcanzar el objetivo gracias a la profesionalidad y presencia de Cher y la voz y puesta en escena de Christina Aguilera, un tándem bien avenido que resulta creíble.

Sin duda el mayor defecto es su guión mil veces retratado que mezcla "El bar Coyote" con "Moulin Rouge" sin ningún tipo de pudor. Previsible en cada paso, la historia de una joven de Iowa en busca de fama en un club de Los Angeles no contiene ningún elemento original que aporte a la trama un cambio de rumbo que sorprenda al espectador.

Y curiosamente su mayor defecto también tiene algo de virtud porque la hora y cincuenta minutos de metraje no genera en el público ningún tipo de transtorno lo que ayuda a que su visionado sea amable.

Personalmente tenía cierto interés en comprobar cómo se desenvolvía la pareja protagonista. Cher, como dueña del club, cumple sin problemas un papel poco complicado pero arriesgado por no participar tanto en el show y sí en el lado más dramático del film. Su paternair Aguilera muestra carencias interpretativas que no deslucen el resultado final gracias a su "buen hacer" sobre el escenario donde derrocha desparpajo y voz.

Steve Antin saca todo el talento en las actuaciones musicales haciendo unos planos al más puro estilo videoclip pero se pierde en las escenas dramáticas donde ofrece poca variedad abusando de primeros planos. Toda la valentía que transmite la parte musical se echa de menos en el resto de la película.

Sus recientes nominaciones a los Globos de Oro sin duda ayudarán a promocionar un film bienintencionado, nada tramposo, que hace más ameno un espectáculo cuyo objetivo no puede ser otro que amenizar una tarde de domingo.

José Daniel Díaz