La Alfombra Roja

viernes, 5 de agosto de 2011

Crítica: "La boda de mi mejor amiga"


Aunque el título parezca un homenaje a la famosa película que interpretó Julia Roberts hace unos años, lo cierto es que cualquier parecido con aquel film es pura coincidencia. Irreverente, socialmente incorrecta e incluso algo escatológica; así es "La boda de mi mejor amiga" de Paul Feig que destila aroma Apatow en cada plano.

La guerra entre dos amigas por convertirse en la dama de honor preferida de la novia, es el eje principal de un film con altibajos que alterna momentos hilarantes, como los discursos de las dos contrincantes en la fiesta de pedida de mano, con otros más sosos y predecibles como el final edulcorado de la película.

No hay nada como una mujer en estado crítico de nervios para generar momentos de vergüenza ajena y auténtico sinsentido. Annie, interpretada por una de las coguionistas Kristen Wiig, es el personaje que pretende desarrollar ternura en el espectador a base de errores y malas decisiones. Rose Byrne encarna a su gran contrincante; ese ser humano lleno de lujo y elegancia que intentará usar su glamour para ganar la batalla.

Su excesivo metraje convierte una entretenida historia en algo más agotador. Alargar algo que no es necesario alargar lo único que consigue es alimentar la impaciencia del espectador. Aunque la trama se mueva en esos barrizales de lo incorrecto, su esencia no es más que la de cualquier historia de entretenimiento sin pretensiones.

Se ha valorado mucho el atrevimiento en focalizar toda la película en las actrices. Actualmente es difícil encontrar películas de mujeres donde ellas sean las auténticas protagonistas. El riesgo parecía claro y evidente pero su resultado, al menos en EEUU, ha sido satisfactorio. Un punto a su favor que aún es más meritorio al no tener en sus filas ninguna actriz de primer nivel que produzca el efecto llamada entre el público.

Poco conocemos de su director. Paul Feig ha desarrollado su carrera profesional en el ámbito televisivo americano y las pocas incursiones en el mundo cinematográfico no han sido precisamente exitosas. Este film se convierte en su mejor apuesta y quizás el salto definitivo a la gran pantalla. Kristen Wiig (a la que últimamente vimos en la comedia "Paul") y él podrían estar dando savia nueva a una industria algo enquistada, ansiosa por descubrir nuevos talentos.

Puede que se estén dando los mimbres de un nuevo cine en Estados Unidos aunque el rodaje aún no haya hecho más que comenzar.

Podéis ver el tráiler aquí

José Daniel Díaz