La Alfombra Roja

sábado, 28 de abril de 2012

"Carmina o revienta" trae la polémica al Festival de Málaga


Y con Paco Leon llegó la polémica. Se presentó en Málaga arropado por su familia para presentar algo "distinto", un falso documental donde los protagonistas son su propia familia, encabezada por Carmina Barrios, madre del actor. Poco más de una hora de película para enseñarnos una multitud de sketches recogidos del anecdotario familiar cuyo resultado no debería haber salido de ese ámbito.

Me resulta difícil catalogar la ópera prima del actor sevillano. El humor tiene muchas variantes y el más chabacano y grotesco es el que ha elegido la familia Leon. Una película sin objetivos, sin más argumento que una sucesión de situaciones a cual más inverosímil que se desarrolla entre tacos y dichos ininteligibles de la matriarca del clan.

Carmina Barrios se ha convertido en una estrella mediática. Y lo es por ser ella misma, por contarnos lo que hablará habitualmente con sus vecinos y amigos, por enseñarnos a la España profunda, inculta, habituada a la trampa y sin el menor sentido de la honradez. Es la nueva Torrente y la aplaudimos.

Maria León también se mete en el barco a la deriva que recrea su hermano Paco. Exagerada, superada por la presencia de su madre, se limita a recurrir a los tópicos andaluces para soportar tamaña locura. Sólo el amor a su familia puede explicar su presencia en este proyecto.

Hay algo cierto. Es la típica película que odias o amas, no permite puntos intermedios. Alguno decía que era muy almodovariana, incluso se atrevían a preguntar a Carmina sobre la posibilidad de hacer carrera con el director manchego. Sorprende pensar que alguien que defeca en un coche mientras se ríe de forma casi aterradora, pueda llegar a tener presencia a nivel profesional en nuestro cine.

Paco León reiteró en varias ocasiones su intención de no seguir con su labor de director. Se considera actor y ésa es su auténtica profesión. Realmente la dirección de "Carmina o revienta" es simplona, sin vida, con planos fijos eternos. Si a eso unimos un montaje nada imaginativo, de principiante, lo que nos queda es la nada.

Éste no es el cine español creativo, moderno y original que busco. Es una regresión a nuestro lado más friki y ordinario. Sabemos hacer humor mucho más inteligente, no lo desperdiciemos.