La Alfombra Roja

lunes, 26 de noviembre de 2012

Crítica: "Fin"


El cine español está cambiando. Hace años, en un mítico discurso del entonces presidente de  la Academia Alex de la Iglesia, ya se solicitaba que miráramos más a la gente y menos al propio ombligo. Ese discurso, que atrajo tantos halagos como críticas, caló en una generación que gestaba un cine más moderno y competitivo. Jorge Torregrossa es uno de ellos, y su "Fin" un claro ejemplo de esta nueva tendencia.

No debe ser fácil enfrentarse en una ópera prima a un proyecto de grandes dimensiones. Los productores están apostando por nuevas caras que traigan savia nueva, cine de género con proyección comercial. Para este caso, se vuelve a confiar en el guionista Sergio Sánchez que ya trabajó en la adaptación de "Lo imposible", el referente al que todos desean acercarse.

Jorge Torregrosa nos trae una adaptación de la novela homónima de éxito de David Monteagudo. Para contar este thriller se rodea de un plantel consolidado encabezado por Maribel Verdú y Daniel Grao al que acompañan otros rostros conocidos como los de Clara Lago, Antonio Garrido y el debutante Andrés Velencoso.

El encuentro de un grupo de amigos tras 20 años sin verse es el inicio de una serie de extrañas situaciones que parecen desencadenar en un nuevo orden natural. Poco a poco, en su viaje por encontrar ayuda, irán descubriendo la terrible realidad.


Alabando la puesta en escena y el objetivo fundamental de la película, no podemos obviar las grandes deficiencias que encontramos en "Fin". La primera es su tramposa apuesta, un recorrido que realizan tanto los protagonistas como los espectadores que no sabe o quiere terminar. Esa sensación de que lo importante no es la respuesta sino el trayecto, resulta incongruente con lo expuesto durante hora y media de película.

Su segunda gran deficiencia viene de la mano de un casting donde se ha apostado por caras reconocidas en detrimento de lo que realmente reclamaba un título de este tipo. Los protagonistas se encuentran unos diálogos muy forzados, poco creíbles y sin apenas margen para desarrollar. Es justo reconocer que Andrés Velencoso en su debut salva los muebles con suficiencia y logra anotar un buen tanto en favor de los que apostaron por él.

En su favor hay que decir que "Fin" destaca por unas admirables localizaciones; paisajes que se suman como un personaje más de la trama. Los efectos especiales, sin ser apabullantes, están bien construídos y facilitan el ritmo general de la película.


Por tanto, lamentablemente, no podemos dar buena nota a una película que falla en lo fundamental y eso no es otra cosa, que el guión y desenlace de una película que aporta bien poco al género aunque en España apenas se haya desarrollado. Suerte para la próxima...



José Daniel Díaz