La Alfombra Roja

miércoles, 23 de enero de 2013

“Blancanieves” deja “muda” una sobria y sencilla entrega de premios José María Forqué



Sin sorpresas. El XXVIII Premio Cinematográfico José María Forqué, que entrega EGEDA (Entidad Gestora Española de los Derechos Audiovisuales) recayó en la gran favorita: “Blancanieves” de Pablo Berger. La actriz protagonista de la película, Maribel Verdú, también obtuvo reconocimiento así como el actor José Sacristán por su papel en “Madrid,1987”. La ceremonia se caracterizó por su sobriedad y sencillez, quizás en exceso para lo que nos tenía acostumbrados los productores españoles.

Por primera vez los Teatros del Canal de Madrid albergaban la gala de los Premios Forqué. Hasta el año pasado, el Palacio de Congresos había sido el lugar elegido para celebrar este evento. El horrible suceso del Madrid Arena y una reducción drástica de costes, obligaron a cambiar de planes. Este nuevo emplazamiento supuso menor espacio y, por tanto, menos medios acreditados y menos invitados.
Sin embargo, los productores mantuvieron el mismo número de premios y reconocimientos; máxime en un año que se ha caracterizado por muchas y buenas propuestas que han sido reconocidas por el público y la crítica. Alex O´Dogherty, por cuarto año consecutivo, volvió a ser el maestro de ceremonias acompañado en esta ocasión por su grupo de música La Bizarrería. Bajo la dirección de Juan Estelrich y con un guión del propio presentador, la música entremezclada con el humor fue la opción elegida este año.

La Gala, que apenas duró una hora, destacó por su sobriedad. Poco derroche, pocos medios y poca duración. Todo empezó con la entrega de la Medalla de Oro de Egeda para el productor Gerardo Herrero, responsable de títulos tan importantes como “El secreto de sus ojos”, “El hijo de la novia” ó “Balada triste de trompeta”. Su discurso empezó con un “cada vez que produzco una película, pienso que puede ser la última” y continuó recordando que “un país sin su cine, es un país incompleto”. Acabó reclamando igualdad de condiciones para poder competir con productores franceses, italianos o alemanes.

La mejor película documental o de animación, tal y como se esperaba, recayó en la exitosa “Las aventuras de Tadeo Jones” de Enrique Gato. Y rápidamente entraron a competición los principales premios. La mejor actriz protagonista fue Maribel Verdú por “Blancanieves”. Su discurso se fue tornando emocionante e íntimo según avanzaba, finalizando con lágrimas en los ojos al mencionar a su madre.

El premio José María Forqué a la mejor interpretación masculina fue para José Sacristán por “Madrid,1987”. De manos de Luis Merlo, el intérprete recogió el galardón y destacó el valor doble del premio al llevar el nombre de una persona que “admiré, respeté y quise profundamente, José María Forqué”.

Enrique Cerezo, presidente de EGEDA, en un speech directo y especialmente dirigido al Ministro Wert que se encontraba en la sala, recordó que el cine español este año había cumplido los deberes y era hora de instaurar una nueva ley del cine beneficiosa para todos. Alabó la magnifíca cuota de pantalla del cine español en 2012, “la mejor de los últimos 27 años”, e insistió en continuar por esa línea con el apoyo de todos.

Finalmente Pablo Berger con un “cómo me gustan los premios” recogía el reconocimiento a la mejor película para “Blancanieves”, un título que toma carrerilla en su camino a los Goya. Quiso agradecer a su productor Ibón Gomenzana su locura al embarcarse en este proyecto, “Bendita tu locura”, llegó a declarar el director.

José Ignacio Wert, Ministro de Educación, Cultura y Deporte, puso punto y final a la Gala destacando y felicitando el trabajo realizado por el cine español en el 2012 y se felicitó de haber podido sentar en una misma mesa a todos los agentes implicados en esta industria para poder llegar a acuerdos.

José Daniel Díaz