La Alfombra Roja

domingo, 19 de mayo de 2013

Crítica: "Ali"

Si hay una película que sólo el boca a boca podrá hacer que triunfe, ésa es "Ali" de Paco R. Baños. Cine sencillo, humilde, sin grandes estrellas ni efectos, pero contundente en su exposición de los hechos. Lo que algunos califican como "indie" español y comparan de manera "fácil" con "Juno", es un relato inocente de la rebeldía de una joven que ha puesto una coraza en su corazón para no sentir, para no sufrir, en definitiva, para no vivir.

La ópera prima de Paco Baños se presentó en el Festival de Málaga de 2012. Un año después, tras varios intentos, por fin se estrena en las carteleras con unas exiguas 27 copias para todo el territorio español. Avalada por la mención especial que obtuvo en el festival de cine online Atlántida Film Fest, su grandeza reside en la cotidianidad, en la vida sencilla, que no fácil, de Ali, interpretada magistralmente por Nadia de Santiago que ofrece con éxito su primer papel protagonista de su carrera.

Tras disfrutar la película, me costaría encontrar otra persona que encarnara mejor el papel de Ali. Nadia juega perfectamente entre la travesura y la rebeldía sin despistar un atormentado corazón. Su contrapunto es su madre en la ficción, la siempre solvente Verónica Forqué, que con mucha generosidad deja el peso interpretativo en su compañera de reparto. En realidad, todos los actores regalan el protagonismo, que ya lo reflejaba el guión, a Nadia no sólo por mostrarlo el libreto, sino por convicción actoral.

Paco Baños nos atrapa con una historia llena de problemas cotidianos. Las relaciones padres e hijos, las familias desestructuradas, el primer amor, la amistad como símbolo de huída de la realidad, la rebeldía adolescente para ocultar traumas que sólo la madurez puede superar. Un sinfín de temáticas que descansan sobre una dirección pausada, nada atropellada, que ayuda al espectador a asumir sin coste, a echar una sonrisa cuando el drama se recrudece.


Es duro hacerse mayor pero aún más es encontrar tu lugar cuando te sientes perdido. La búsqueda de ese lugar en el mundo es un viaje lleno de altos y bajos que nunca sabes a dónde te va a llevar. Paco Baños nos guía en "Ali" por uno de esos caminos para que, a través del cine, exploremos nuestros propios sentimientos. Buen trabajo.



José Daniel Díaz