La Alfombra Roja

viernes, 27 de septiembre de 2013

"Vivir es fácil con los ojos cerrados" de David Trueba y "La herida" de Fernando Franco traen el mejor cine español al Festival de San Sebastian


Se está acabando esta edición del Festival de San Sebastián y si ha habido una cinematografía destacada, ésa ha sido la española. La Sección Oficial nos traía otros dos títulos muy esperados, "Vivir es fácil con los ojos cerrados" de David Trueba y "La herida" de Fernando Franco; dos títulos muy bien recibidos en Donosti con muchas posibilidades de rascar premio en forma de Concha. En la Sección Perlas destacar la espectacular "Gravity" de Alfonso Cuarón.

Poco sabíamos de la nueva producción de David Trueba. Llegó por los pelos para esta edición del Festival y tan sólo nos llegaban informaciones relacionadas con el viaje de un maestro de escuela en el año 66 cuyo destino es Almería para conocer a John Lennon, que se encuentra allí rodando una película. Cuando por fin disfrutamos de la proyección, nos damos cuenta que es algo más, un retrato de sentimientos mezclado con nostalgia que te encoge el corazón.

El director se acompaña de unos actores en estado de gracia destacando, por supuesto, al siempre solvente Javier Cámara que vuelve a regalarnos un personaje entrañable, imposible no quererle. Se acompaña de dos chavales que bien podrían ser el futuro del cine español. A Francesc Colomer ya le conocíamos de su papel en "Pa negre" y Natalia de Molina, una chica más desconocida pero fantástica en su papel.

David Trueba nos enseña una época sin evitar su crudeza pero sin entrar en el dramatismo. Es sutil, afincado en un compendio de pequeños detalles que bien pueden ayudar a caer una lágrima o esbozar una sonrisa. Una película amable, sincera y honesta que no se debería olvidar en el Palmarés.


Más pequeña e intimista es la ópera prima de Fernando Franco, "La herida". Una historia que retrata una enfermedad muy desconocida llamada "borderline" o transtorno límite de personalidad. Marian Alvarez interpreta a la perfección a una mujer que sufre gravemente este transtorno y que ve cómo le va mermando en todas las facetas de su vida (sentimental, laboral, familiar, social, etc).

Durísima apuesta del joven director que se atreve con un complicado guión, difícil de mantener con un ritmo adecuado y que, sin embargo, salva con dignidad. Imágenes crudas y, en algún caso, desagradables desafían al espectador para que sienta el dolor y el sufrimiento de estas personas. De lo mejorcito de la Sección Oficial.

Y terminamos con otra pequeña joya que ha traído Donosti. "Gravity" de Alfonso Cuarón, que inauguró el Festival de Venecia, ha sido una agradable y sorprendente apuesta. Visualmente impactante, no es una película más, es una experiencia sensorial que enfoca una nueva forma de hacer cine. Desde el minuto uno hasta el final del metraje, te sientes encajado en tu asiento incapaz de cambiar la mirada.

George Clooney y Sandra Bullock interpretan a dos astronautas que se encuentran arreglando un satélite americano. Allá desde el espacio, sin más ayuda que la pueda aportar tu compañero, sufrirán mil percances que convertirán una odisea el regreso a la Tierra. Brillantes interpretaciones para una película totalmente distinta a todo lo que hubiéramos visto antes. Recomendable e incluso diría, que obligada.

José Daniel Díaz