La Alfombra Roja

domingo, 13 de octubre de 2013

Crítica: "Turbo"

Llega la nueva producción de animación de Dreamworks. Los mismos que idearon y produjeron la exquisita "Los Croods", ahora vuelven al ataque con lo que podía ser una alternativa a la recordada "Cars". Nuestros amigos de Sensacine, nos invitaron al preestreno de "Turbo", una nueva fábula con mensaje, que bien puede calar en los más pequeños, aunque para los adultos se quede en un producto excesivamente infantil.

Esta historia de superación narra la búsqueda de un sueño, la de un caracol llamado Teo que ansía ser tan veloz como un Fórmula 1. Sus poderosas ilusiones serán continuamente criticadas por sus compañeros, aunque no consigan hacer mella en nuestro pequeño protagonista.


Es una obviedad decir que "Turbo" no inventa nada nuevo. Se limita a retratar un cuento con mensaje para que los niños nunca pierdan la fe en ellos mismos. Ese mensaje se riega de gags cómicos, aventuras y personajes estereotipados, para que, todo unido, genere una película a la que no le falte detalle. Sin embargo, utilizar los moldes habituales y algún ingenioso giro de guión, no resultan suficientes para garantizar un proyecto atractivo.

No se puede negar su "buenismo" y su simpática presentación. Esa vida rutinaria de los caracoles, es un auténtico mazazo a nuestra propia rutina. Un día a día donde no falta el miedo a lo desconocido, a aquéllo que no podemos controlar. Durante toda la película sentimos que la frase "quien no arriesga, no gana" es el leimotiv de la película. Un canto a la innovación y la creatividad.

Más allá de todo eso, nos encontramos con un título que posiblemente acabará en el olvido. Entretiene, divierte por momentos e incluso logra alguna sonrisa, pero le falta esa magia que hace que una imagen permanezca en la retina sine-die.