La Alfombra Roja

jueves, 9 de enero de 2014

Crítica: "Agosto"

Basada en la obra teatral de Tracy Letts, John Wells nos trae la adaptación cinematográfica que lleva por título "Agosto" y que ha contado con un plantel de estrellas encabezadas por Meryl Streep y Julia Roberts. Pese a su escaso ritmo, la película se sostiene gracias a sus grandes interpretaciones y un guión ingenioso y realista.

No es fácil adaptar una obra de teatro a la gran pantalla. El principal motivo es la diferencia de ritmo entre ambas artes. El cine debe ser dinámico, impactante en su texto y su imagen, y sorprendente en su puesta en escena. A diferencia del teatro, el espectador necesita interpretaciones más contenidas pero con mayor carga emocional.

"Agosto" cuenta el reencuentro de una familia tras la extraña desaparición del cabeza de familia. Esta reunión desvela grandes secretos que llevaban escondidos muchos años desatando un sinfín de conflictos.


Gracias a unos personajes muy marcados emocionalmente, el retrato que se genera es convincente. Violet, interpretada por Meryl Streep, es una mujer que alberga rencor, tristeza, humillación y mucha violencia verbal. Sus tres hijas, de caracteres muy distintos entre sí, se van desgastando poco a poco, víctimas de sus propias carencias y empujadas por la viperina lengua de su progenitora.

John Wells, que nos enamoró en su anterior película "The company men", arriesga mucho en esta producción. Confía el éxito del film en las interpretaciones de sus actores, más allá de planos ocurrentes ó juegos de cámara. Su labor con ellos es realmente acertada, regalándonos un masterclass actoral.

El reparto es excepcional. Además de las citadas Meryl Streep y Julia Roberts, nos encontramos con Ewan McGregor, Chris Cooper, Benedict Cumberbacht, Juliette Lewis, Dermot Mulroney y la niña que nos encandiló en "Pequeña Miss Sunshine", Abigail Breslin. Sin embargo Streep y Roberts merecen el mayor reconocimiento; la primera por volver a demostrar una vez más por qué ya es leyenda y la segunda por sorprendernos gratamente en este cambio de rol.

Los Globos de Oro ya se han hecho eco del fantástico trabajo interpretativo nominando a las dos actrices principales y posiblemente los Oscar también se rindan a este melodramático proyecto. Si John Wells hubiera sabido "cinematografiar" mejor este intenso guión, ahora estaríamos hablando de una de las mejores películas del año.

José Daniel Díaz