La Alfombra Roja

domingo, 30 de marzo de 2014

2014, el año en que el cine español se reconciliará definitivamente con el público


Alguien decía que lo único que permanece constante es el cambio. Al cine español le costó mucho evolucionar, pero casualmente, en esta época de crisis, están apareciendo el talento y la modernidad. El 2014 no podía empezar de mejor manera con el megataquillazo de "8 apellidos vascos" de Emilio Martínez Lázaro, pero posiblemente no sea la única grata sorpresa (como se está demostrando en la 17 edición del Festival de Málaga).

Este mismo fin de semana se han estrenado tres títulos muy distintos entre sí, de temáticas, estilos y público objetivo totalmente diferentes. "Kamikaze" de Alex Pina es una película comercial, muy entretenida, que combina el drama y la tragedia con el humor. "Enemy" es una coproducción hispanocanadiense interpretada por Jake Gyllenhaal que, basada en la obra "El hombre duplicado" de José Saramago, nos envuelve en un inquietante mundo donde nada es lo que parece y que plantea más dudas que soluciones. "2 francos, 40 pesetas" de Carlos Iglesias intenta repetir el éxito de su anterior película con un reparto y guión que insiste en ese evidente homenaje a sus padres.

Pronto llegarán otras películas apoyadas en grandes críticas como son "Anochece en la India" de Chema Rodríguez (11 de Abril) con un magistral Juan Diego, "La vida inesperada" de Jorge Torregrossa (25 de Abril) con Javier Cámara y Raúl Arévalo ambientada en Nueva York que ha emocionado a la crítica y promete ser otro taquillazo, "Carmina y Amén" de Paco León (30 de Abril) que retratará nuevas peripecias de la madre del director, "10.000 Km" de Carlos Marqués-Marcet (16 de Mayo), ganadora de la Biznaga en Málaga, de rol más independiente que ahonda en las relaciones a distancia ó "Todos están muertos" de Beatriz Sanchís (30 de Mayo) donde muchos destacan el gran trabajo de Elena Anaya.

Tampoco me puedo olvidar de "Pancho, el perro millonario" de Tom Fernández para el deleite familiar con el perro más famoso de la península y del periplo americano de Emilio Aragón que nos trae "Una noche en el viejo México" con esa leyenda viva llamada Robert Duvall. Suena a taquillazo "Por un puñado de besos" con Ana de Armas y Martiño Rivas sobre la historia de amor entre un chico y una chica con SIDA, "Open Windows" de Nacho Vigalondo que ha contado con Elijah Wood para este thriller tecnológico donde una persona buscará por Internet el paradero de una mujer secuestrada interpretada por la ex estrella del porno Sasha Grey y "La isla mínima" de Alberto Rodríguez, director de "Grupo 7", con un nuevo thriller policial. La guinda podría ser el nuevo trabajo de Daniel Monzón tras su exitosa "Celda 211", que vuelve con otra película de acción interpretada por Luis Tosar llamada "El niño".

Todos estos trabajos me dan motivos para pensar en la reconciliación definitiva del cine español y su público. En estos momentos, donde la cultura ha pasado a un segundo o tercer plano, es curioso descubrir su apuesta por la comedia, el mal llamado producto comercial, y el reto de llegar al mayor número de personas posible. Las películas de carácter social, que podrían aflorar (porque motivos tienen), son un porcentaje muy reducido del total. Una manera clara y eficaz de callar la boca a tantos detractores más influenciados por su apuesta política que por el criterio objetivo (básicamente porque la mayoría apenas ha visto películas españolas como para valorar su calidad).


Espero que a partir de ahora se deje de asociar cine español con los Bardem, Toledo ó San Juan de turno y se empiece a valorar un conjunto que viene con grandes trabajos de gente joven, con un chip distinto y más cercano. El cine español es mucho más que tres nombres, el 2014 será buena prueba de ello. Ah! Y además nuevo Torrente, nuevo REC y Mortadelo y Filemón para finales de año!

José Daniel Díaz