La Alfombra Roja

martes, 23 de septiembre de 2014

Jornada histórica en el Festival de San Sebastián con la presentación de "Loreak", primera película vasca a competición


La Sección Oficial de esta jornada tuvo un nombre destacado: "Loreak" de Goenaga y Garaño. Primera película vasca que entraba a competición en toda la historia del festival, esta película sencilla y muy poética ha gustado bastante a su paso por Donosti. Además hemos aprovechado para disfrutar en la Sección Perlas de "La desaparición de Eleanor Rigby" de Ned Benson y "Bande de filles" de Céline Sciamma.

Había mucho interés en conocer qué escondía "Loreak" de José Mari Goenaga y Jon Garaño, rodada en euskera. Su premisa son unas flores y cómo a través de ellas las vidas de tres mujeres se interrelacionan. Es una película pausada pero muy bien contada. Los actores se compenetran a la perfección y tiene la cualidad de poder vernos reflejados en alguno de los personajes. Tiene muchas posibilidades de llevarse alguna Concha a casa.

Tampoco nos ha decepcionado "La desaparición de Eleanor Rigby" de Ned Benson, cuya ex y protagonista del film Jessica Chastain ha venido al Festival a promocionarla. Simpática y muy guapa; así se ha presentado la actriz en Donosti consiguiendo cautivar a todos lo que han podido compartir un momento con ella.


La película la coprotagoniza James McAvoy y narra la relación entre Eleanor y Connor, una pareja joven que, tras un trágico suceso, su manera de afrontar ese problema les empieza a separar. Muy dramática pero fantásticamente interpretada por los dos actores. Peca en algunos momentos de abusar de los silencios y de no contar prácticamente nada nuevo durante buena parte de la trama, pero aún así es una recomendable opción.

Nuestro último pase fue "Bande de Filles" de Celine Sciamma que culmina así la trilogía que inició con "Los lirios del agua" y "Tomboy" y que exploraba la adolescencia femenina. Interpretada por chicas que realmente viven en la parte más obrera de París, nos cuenta la evolución de una chica negra que tras vivir un fracaso escolar y personal, se acaba incorporando a un grupo de chicas poco recomendable.

Aunque la puesta en escena es correcta, poco a poco la película se diluye en una sucesión de actos que pecan de falta de emoción, empatía e interés. Pese a algunas escenas llamativas, el resultado global no me ha satisfecho ni colmado las expectativas creadas. En Donosti han estado tanto la directora como las tres actrices protagonistas.

José Daniel Díaz