La Alfombra Roja

sábado, 20 de septiembre de 2014

"Una nueva amiga" de Francois Ozon convence a su paso por el Festival de San Sebastian


Segunda jornada intensa de festival con algunas propuestas interesantes. En este día acudimos a nuestra cita (ya casi anual) con el cineasta francés Francois Ozon que, en esta ocasión, presentaba a concurso "Una nueva amiga". El ganador de la Concha de Oro de 2012 ha gustado mucho con esta historia en la que vuelve a rascar en las relaciones interpersonales más morbosas. Además dos títulos de la Sección "Perlas" han completado la jornada: "César Chávez" de Diego Luna y "Black Coal, thin ice" de Diao Yinan.

Francois Ozon llegó a Donosti acompañado por su pareja protagonista en la película "Una nueva amiga". Tanto Romain Duris como Anais Demoustier bordan sus complicados papeles. El guión, del propio Ozon, cuenta cómo poco antes de fallecer la mejor amiga de Claire (Anais), ésta le promete que cuidará a su marido y a su bebé. 

Lo que podría parecer una historia convencional, sufre un giro determinante que provoca la sorpresa del espectador y nos lleva a un terreno desconcertante. Las relaciones humanas que se producen entre David (el viudo) y Claire (la amiga) se enmarcan en el ámbito de lo morboso, de los secretos inconfensables y, en definitiva, de nuestro lado más oculto. Un relato que nos ha sorprendido gratamente y, aunque es pronto para saberlo, podría tener sus opciones en el palmarés.

En la rueda de prensa el director destacó que su intención era "hacer una película dulce, mezclar géneros, no violenta, a través de la cual los espectadores entendieran a los personajes". Después definió a su película, con cierta gracia, como "trans-género".

Dentro de la Sección "Perlas" tuvimos la ocasión de ver el nuevo trabajo del director y actor mexicano Diego Luna. "César Chávez" cuenta la historia real de este jornalero que en los años 60 se enfrentó a los patrones reclamando mejoras laborales básicas para los recolectores de la uva. Su enfrentamiento es una oda a la constancia, a la rebeldía y a la lucha obrera.

Pese a su atractiva temática, la película se pierde entre tanto acontecimiento histórico y no profundiza lo suficiente en las actividades que desarrolla ni en cómo afectó a su familia. Entretenida aunque mejorable.

Por último, una pequeña reseña de la ganadora del Oso de Oro en Berlín, la china "Black coal, thin ice" de Diao Yinan. Al público donostiarra no le ha gustado especialmente este título por su complejidad narrativa y su extraña manera de relatar los hechos. Es un thriller que narra la investigación de un asesinato en el año 99 cuyo modus operandi se vuelve a repetir cinco años después.

A mí no me ha emocionado pero reconozco su fantástica fotografía, su atractiva estética y algunas escenas memorables que sólo un maestro podría rodar. 

José Daniel Díaz