La Alfombra Roja

lunes, 6 de octubre de 2014

Crítica: "Perdida"

Creo que muchos coincidiremos en que "Perdida" de David Fincher es uno de los grandes estrenos del año. El prolífico cineasta americano no suele defraudarnos y, con Ben Affleck y Rosamund Pike de protagonistas, esta intrigante historia nos devuelve al mejor Fincher con un potente alegato sobre la manipulación mediática y pública.

Seréis pocos los que no conozcáis a David Fincher pero, por si hay algún despistado, os recordaré que es el responsable de títulos tan míticos como "Seven" (1995), "El club de la lucha" (1999), "Zodiac" (2007), "El curioso caso de Benjamin Button" (2008) ó "La red social" (2010). Ahora estrena "Perdida", basado en el best seller de Gillian Flynn, que mantiene con éxito la intensidad de un relato lleno de giros inesperados.

Precedido por las excelentes críticas de la prensa norteamericana, "Perdida" cuenta cómo tras la desaparición de Amy (Rosamund Pike), todas las sospechas recaen sobre su marido Nick (Ben Affleck), un hombre que se comporta de manera extraña y que parece tener muchos secretos. 


Mantener la tensión durante más de dos horas de metraje no parece sencillo. Sin embargo, el mago David Fincher lo vuelve a lograr. Crea esa atmósfera tan característica suya, invade a los personajes de dobles caras, maneja al espectador con inteligencia y finaliza con coherencia y estilo. Su gran acierto es poner el foco en la repercusión mediática del caso y no tanto en la búsqueda de la persona. Ese manejo, en ocasiones cruel y en otras deliberadamente falso, nos replantea nuestra actitud como público. ¿Hasta qué punto somos marionetas en manos de televisiones, abogados, afectados y beneficiados?

Con un excelente juego de flashbacks vamos conociendo la evolución de la relación de la pareja llevándonos a un punto donde la realidad y la ficción nos confunde. ¿Será cierto lo que nos venden ó nos encontramos ante una vida llena de mentiras?

La puesta en escena es tan fría y oscura como sus personajes. Desde el principio sabemos que el componente sentimental no va a ser uno de los pilares de la película. La inocencia y culpabilidad jurídica se vuelve algo relativo, lo importante radica en la inocencia y culpabilidad moral que en muchas ocasiones nos repele mucho más.

Rosamund Pike, a la que conocía de su papel en "Jack Reacher" con Tom Cruise, me sorprendió gratamente. El recuerdo que tenía de ella era de una actriz vulgar pero reconozco que Fincher ha conseguido sacarle multitud de registros para mí desconocidos. Su compañero Ben Affleck continúa con una carrera ascendente gracias al acierto en su selección de películas.


Es mejor no contar mucho más de "Perdida" porque descubrirlo en el cine es una satisfacción que nadie debería perderse. Posiblemente no llegue a obras tan magistrales como "Seven", pero es una película obligada que podría tener posibilidades en los Oscar. El listón estaba alto pero el maestro Fincher siempre tiene una maravillosa bala en la recámara.



José Daniel Díaz