La Alfombra Roja

martes, 9 de diciembre de 2014

Crítica: "2014.Nacido en Gaza"

No es habitual que escriba una crítica sobre una película documental; no por nada, simplemente porque la ficción siempre me ha atraído mucho más. Sin embargo, creo que merece la pena hacer una excepción en esta ocasión porque el próximo día 12 de septiembre se estrena "2014. Nacido en Gaza" de Hernán Zin, estremecedor recopilatorio de testimonios de niños que sobreviven en la franja de Gaza.

El documental, que fue rodado entre julio y agosto de este año (coincidiendo con el demoledor ataque israelí), nos muestra la realidad de diez niños que narran su día a día y cómo les afectan los continuos racimos de bombas que acechan a la franja. Hay que recordar que el ataque dejó en el camino la vida de 507 niños e hirió de gravedad a otros 3000.


Hernán Zin, apoyado en la producción por el periodista de guerra Jon Sistiaga y la artista Bebe, retrata la situación tal y como es, sin apenas apoyarse en recursos fílmicos. La realidad puede ser mucho más dura. Es demoledor escuchar  a un niño pedir "poder jugar como cualquier otro niño del mundo", relatar la forma en que perdió a un hermano o a un padre ó las secuelas físicas y psicológicas que arrastrarán el resto de su vida.

Es triste comprobar que la pobreza es el menor de los males, es una cuestión de supervivencia. Saben que en ningún lugar estarán a salvo, ni siquiera en los refugios internacionales que son atacados como "daños colaterales". La mayoría de los niños ya son cabeza de familia en su casa y se encargan de traer dinero o comida a sus familiares. Estudiar es una quimera, un sueño que cualquier niño europeo disfruta sin apenas valorarlo.

Pretender que esta conmovedora sucesión de dramas personales no te afecte es imposible, y, aún así,  sus 75 minutos de duración deben ser de visionado obligatorio. Abrir los ojos a lo que ocurre, poner caras a lo que los telediarios ponen números y sentir nuestra parte de vergüenza por permitir que esto ocurra, es algo por lo que todos deberíamos pasar.

Ellos son las víctimas inocentes de un salvaje enfrentamiento, de una guerra sinsentido entre un poderoso país y un ruinoso Estado en búsqueda de su identidad. Un enfrentamiento desigual que, como siempre, pagan los que menos lo merecen, los que se preguntan "¿por qué nos bombardean?"


José Daniel Díaz