La Alfombra Roja

jueves, 22 de enero de 2015

Crítica: "´71"

Pocos enfrentamientos han sido tan crudos como los del IRA contra el Imperio británico. "´71" de Yann Demange utiliza unos hechos históricos de los años 70 para presentar un thriller de acción e intriga cargado de instinto de supervivencia y de marcado carácter político. Ópera prima del director que presenta un muy buen acercamiento al cine de género manteniendo la tensión durante todo el metraje.

Si hay un director que siempre ha dirigido con acierto estos acontecimientos ése ha sido Jim Sheridan. Inolvidables "En el nombre del padre" ó "The boxer", dos películas muy duras que no dejaban en buen lugar a ninguno de los contendientes. Seguramente para Yann Demange estos títulos hayan sido claros referentes.


"´71" cuenta el drama que vive el soldado británico Gary Hook (Jack O´Connell) al quedarse aislado en Belfast, en la zona más peligrosa y virulenta de la ciudad. El joven lucha por sobrevivir mientras ambos bandos utilizan su desaparición para sacar provecho político.

Yann Demange aprovecha un caso puntual para elaborar una trama conspiratoria tan retorcida como probable. Estamos cansados de ver cómo la política aprovecha tragedias para lavar su imagen o ensuciar la del otro. En el enfrentamiento entre el IRA y el gobierno británico hubo mucho de eso, de lanzarse los muertos a la cara para afianzarse en sus creencias ó sentimientos.

Uno de los temas que sobresalen en la cinta es el miedo que viven los ciudadanos en tan desesperada situación. Sin saber quién te puede ayudar y quién no, su vida se dirime en superar un día más sin problemas. Como en toda guerra, el más inocente es el que más sufre. El sinsentido de la violencia elevada a su máxima expresión.

Jack O´Connell, al que ya habíamos visto en "Invencible" de Angelina Jolie, sigue sin convencer en su interpretación de soldado abandonado a su suerte. Aunque no desentona, no consigue ejercer interpretaciones emocionantes ó sólidas. Representa en muchas ocasiones una excesiva frialdad, una mirada poco cómplice y evita el riesgo para limitarse a lo estrictamente necesario. Podría mejorar mucho pero él tendrá que ser el primero en creérselo.

Contundente película que atrapa e indigna al espectador a partes iguales pero que, desde luego, a nadie dejará indiferente. Recomendable viaje al pasado más oscuro de la sociedad irlandesa y británica.



José Daniel Díaz