La Alfombra Roja

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Crítica: "Dragon Ball Z. La resurrección de F"

En el marco del Festival Internacional de cine fantástico y de terror de Sitges se presentó la película de animación "Dragon Ball. La resurrección de F", un clásico de las series que debido al éxito que tuvo en la pequeña pantalla animó a desarrollar su historia a través de su hermano mayor, el cine. Numerosas películas, alguna incluso con actores de carne y hueso, se han ido sucediendo desde los años 80, conscientes del inmenso número de seguidores que tiene Goku y compañía.

Con "La Batalla de los Dioses", se intentó hacer una producción dirigida a tod@s aquell@s nostálgicos de Dragon Ball Z, introduciendo cambios importantes sobre lo que se había visto hasta ahora, haciendo aparecer en pantalla a todos aquellos personajes, relevantes o no, que tuvieran cabida para de una manera especial celebrar este gran esperado regreso a la pantalla. En este caso regresa nuestra querida Dragon Ball Z con nuestros ya habituales amigos Goku, Vegetta, Gohan.. A ellos se han unido dos nuevos personajes, a priori antagonistas con un elevado poder, como Bills (Dios de la Destrucción) y Wiss dispuestos a hacer la vida imposible a Goku y sus amigos.


En "Dragon Ball Z. La Resurrección de Freezer", Akira Toriyama y Tadayoshi Yamamuro, recuperan a un villano conocido y a la vez respetado por todos nosotros, Freezer. Resucitado gracias a las bolas de Dragón por sus seguidores Sorbet y Tagoma y con un único objetivo claro: la venganza contra los Saiyajin.

La película consigue recuperar el protagonismo de los principales personajes secundarios amigos de Goku, como Piccolo, Tenshin-han y Krillin dejando de lado al resto. Recuperamos su vida cotidiana tras la Batalla de los Dioses pero se verán inmersos de nuevo en una batalla épica para impedir una vez más el fin del mundo.

A pesar de las mejoradas batallas respecto al título predecesor, la película deja bastante que desear en cuanto al guión que se podría haber desarrollado algo más. Evidentemente no se puede plasmar en 90 minutos los más de 50 capítulos que compusieron la trama inicial de Namek con Freezer a la cabeza pero seguimos esperando el título definitivo que honre la serie original.

En esta ocasión la nostalgia vence a la lógica en esta película que tenía mimbres para ofrecer un mayor y mejor espectáculo. Aún así, es muy recomendable para cualquier fan de la saga. Que no se la pierda!



David Sanmartí (@ddsanmarti)