La Alfombra Roja

sábado, 28 de noviembre de 2015

Crítica: "Paulina"

Gracias a nuestros amigos de Sensacine asistimos a la presentación de la película "Paulina" acompañados de su director Santiago Mitre y la actriz protagonista Dolores Fonzi. Un remake de "La patota" del año 1961 que nos traslada al drama sufrido por una mujer de clase media alta cuando decide dar un giro a su vida y ayudar como profesora en un pequeño y pobre pueblo de la zona más peligrosa de Argentina. 

Presentada en la sección Horizontes latinos del Festival de Cine de San Sebastian con notable éxito (de hecho ganó 3 premios en el Certámen), lo más destacable es la fantástica interpretación de su actriz protagonista, Dolores Fonzi, que carga a sus espaldas un complicado personaje que vive continuamente en la contradicción y cuyas reacciones ante los acontecimientos son totalmente discutibles.


Santiago Mitre nos plantea un dilema moral que no acabamos de entender. Paulina es una mujer con carácter, inteligente, preparada, lo que podríamos presentar como un ejemplo para la sociedad. Alguien destinada a realizar grandes cosas. Abandona su carrera profesional, su vida y sus "comodidades" por formar a unos chavales con graves carencias en todos los sentidos.

Lo que parecía una película al uso de grupo de adolescentes conflictivos a los que una valiente profesora logra encauzar, deriva, tras un trágico y duro acontecimiento, en un extraño juego de mensajes donde Paulina desconcierta al espectador.

Ése es el gran inconveniente (para otros será acierto) que tiene esta película. El que escribe salió profundamente cabreado por no ser capaz de entender las actitudes de la protagonista. Y supongo que ése era el objetivo de Santiago Mitre pero personalmente me parece una estafa para el público. Paulina sufre, está en shock, bordea la locura, incluso le puede costar distinguir lo correcto de lo incorrecto, pero el mensaje que se traslada a las mujeres es vergonzoso. Y me parece especialmente incomprensible que un grupo de mujeres premiaran esta película en San Sebastián.

No debemos olvidar que el tema que se trata es muy delicado. Jugar al despiste con el espectador en asuntos que deberían ser tan claros como es la violencia machista, me parece peligroso e inadecuado. Cinematográficamente no hay peros, moralmente los tiene todos.



José Daniel Díaz