La Alfombra Roja

sábado, 21 de mayo de 2016

Crítica: "X-Men: Apocalipsis"


Vuelven los X-Men en la tercera entrega de una saga que se inició con "X-Men: Primera Generación" y que sigue desgranando los acontecimientos acaecidos antes de la película estrenada en el año 2000.  Bryan Singer vuelve a ser el director de un relato que nos sorprende con nuevos personajes y guiños interesantes para los fans pero que carece de originalidad y profundidad.

En "X-Men: Apocalipsis" nos trasladamos 10 años después de los hechos que se produjeron en "X-Men: Días del futuro pasado" con el profesor X al frente de su colegio para mutantes y Magneto rehaciendo su vida con una joven y guapa mujer polaca. Esa situación de calma se ve distorsionada por la aparición de un poderoso mutante al que se consideraba un dios en el antiguo Egipto y que ha logrado revivir.

Posiblemente el villano (que interpreta el actor Oscar Isaac) sea lo más flojo de un film que retoma la idea del enfrentamiento entre mutantes a través de la captación que realizan ambas bandas. En este caso los 4 jinetes del apocalipsis que escoltan al malvado Sabah Nur son Magneto (Michael Fassbender), Angel (Ben Hardy), Tormenta (Alexandra Shipp) y Mariposa Mental (Olivia Munn) mientras que el profesor X (James McAvoy) se acompaña entre otros de Raven (Jennifer Lawrence), Bestia (Nicholas Hoult), Jean (Sophie Turner) y Quicksilver (Evan Peters).

Muchos personajes a los que es imposible entregar el espacio que les corresponde. Echamos de menos un mayor peso de Quiksilver, sin duda el mejor personaje de las dos últimas películas de la saga. Todo se convierte en un espacio superficial donde sólo la historia de Magneto cobra realmente interés. Los demás mutantes pierden su sitio en pro de un derroche de efectos especiales y batallas excesivamente largas.


Aunque sus formas impresionan y mantienen al público entretenido, si rascas más allá y buscas el fondo te quedas sin mensaje. Habitualmente X-Men ha incorporado algún tipo de trasfondo tras tanta espectacularidad, casi siempre relacionada con la integración y el respeto entre distintos pero en esta ocasión sólo nos enfrentamos a un ejercicio de ciencia ficción entre malos y buenos.

Agradecemos a Sensacine y a los Blogos de Oro su invitación al preestreno. Estamos seguros de que todos los espectadores disfrutarán de una correcta película de aventuras a la que lamentablemente, a nosotros se nos ha quedado algo corta de miras.



José Daniel Díaz