La Alfombra Roja

martes, 7 de junio de 2016

Crítica: "Eddie, el Águila"

Salgo emocionado de los cines Club Aribau y con la adrenalina al 100% después de ver este divertido y entretenido biopic deportivo basado en la vida y vivencias de Eddie “El Águila" Edwards donde, a través de esfuerzo y un espíritu de superación inconmensurable consiguió hacerse un hueco en los Juegos Olímpicos de Calgary en 1988. 



Dexter Fletcher (Amanece en Edimburgo, Wild Bill), nos enseña hasta dónde puede llegar el espíritu de superación y mejora de la voluntad humana mediante el deporte, donde Taron Egerton (Kingsman, Servicio Secreto, 2014), interpreta de una manera brillante a este deportista que consiguió convertirse en el primer deportista británico que compitió en la modalidad de Salto de Esquí en los Juegos Olímpicos de Inverno en Calgary (Canadá) en 1988. 

De la mano de un estereotipado entrenador alcohólico interpretado por Hugh Jackman, (nuestro queridísimo Lobezno en la saga X-Men) y sin ninguna motivación más que su petaca de whiski y su propio egoísmo, Eddie consigue, convenciéndolo previamente, prepararse para llegar a lo más alto de la élite mundial. Como si de un chicle enganchado al zapato de Jackman se tratara, su tenacidad y perseverancia logra una merecida recompensa

"Eddie, el Águila" nos envía un mensaje necesario, el de perseguir nuestros sueños y no abandonar nunca. No se trata de una original apuesta pero siempre este tipo de alegatos nos reconcilia con el ser humano y descubre nuestro lado más sensible.


Con una Banda Sonora ochentera excelente, y temas que provocan que se te vayan los pies, te metes en la película rápidamente, consiguiendo así una empatía total con Eddie, y me refiero al actor, que hace un papel excelente y consigue así hacerse notar por su interpretación. A pesar de lo previsible que es la película, no dejará a nadie indiferente, con una sonrisa de oreja a oreja y más de una lágrima de la emoción.

Muchas gracias a los Blogos de Oro y Sensacine por invitarnos al preestreno de esta estupenda película.



David Sanmartí
@ddsanmarti