La Alfombra Roja

miércoles, 25 de enero de 2017

Crítica: "Ballerina"

Avalada por un gran éxito en Francia donde ya ha arrastrado a las salas a casi dos millones de espectadores, se presenta ahora en España la película de animación "Ballerina" dirigida por Éric Warin y Éric Summer. Una producción clásica, de corte infantil, que ofrece una correcta factura pero que carece de chispa y, sobre todo, modernidad.

Aunque no es algo a lo que estemos habituados, últimamente en el cine francés están proliferando los títulos de animación. El año pasado tuvimos esa peculiar revisión del libro de Saint Exupery de la mano de "El principito" y este año, sin ir más lejos, ya se ha estrenado la última producción de los estudios Ghibli con el título "La tortuga roja". Ahora llega "Ballerina", propuesta mucho más destinada al público infantil que las anteriormente citadas.

Ambientada en 1879, la película nos presenta a Felicia, una niña huérfana que sueña con convertirse en una afamada bailarina. Su amigo Víctor, huérfano como ella, es un chico activo y valiente que quiere desarrollarse como inventor. Ambos saben que para triunfar tendrán que escapar del orfanato en el que viven y buscar la oportunidad en París.


Durante toda la película vivimos con Felicia su particular "Dirty dancing" ya que, de la mano de una mujer de clase trabajadora, irá aprendiendo de forma "casera" todos los secretos de la danza. El objetivo es ser admitida en el Grand Opera House de la capital francesa.

Nos sorprendemos al disfrutar de la recreación que "Ballerina" hace de ese París del siglo XIX. El proceso de construcción de la Torre Eiffel ó esa Estatua de la Libertad aún por finalizar son fantásticos guiños para los más jóvenes. Además, la música de Sia y Carly Rae Jepsen son un atractivo broche de oro para la película.

Sin embargo, estas virtudes no ocultan algunas carencias relevantes. La principal es su aura excesivamente tradicional. Aunque la película se ambiente en una época muy distinta a la nuestra, el mensaje tan conservador que transmite empaña el resultado. Está lleno de clichés. Una niña que quiere ser bailarina ayudada por una mujer, un niño que quiere ser inventor, una clase de danza compuesta exclusivamente por personajes femeninos, ... Otros títulos de animación han recreado épocas donde la mujer tenía un papel secundario pero han sabido encauzarlo para lanzar un mensaje moderno y más acorde a estos tiempos. Me refiero a títulos como "Brave" ó incluso "Los Croods" por ejemplo.

Además a la película le falta la chispa cómica que estos títulos suelen explotar. Si bien son personajes simpáticos e incluso entrañables, tan sólo algunos momentos de Víctor despiertan una sonrisa en el espectador.

Si esta película se hubiera presentado hace 30 años estaríamos hablando de otra manera sobre ella pero el mundo ha cambiado mucho en poco tiempo y este título llega tres décadas tarde a su estreno. Podrá estimular a un público conservador y clasista que sigue pensando en muñecas para ellas y coches para ellos pero a mí no me encaja.



José Daniel Díaz