domingo, 9 de diciembre de 2018

Crítica: "Superlópez"

En el marco de la pasada edición del Festival de cine de Sitges, se presentó en la Sección Oficial fuera de concurso y en premiere mundial, lo nuevo de Javier Ruiz Caldera ("Anacleto, Agente Secreto"), "Superlópez" con Dani Rovira como reclamo principal del film. El guión lo han desarrollado Borja Cobeaga y Diego San José, guionistas de "Ocho apellidos vascos" y "Ocho apellidos catalanes", inspirándose en el cómic de Jan. A la presentación en el Auditori asistió todo el equipo de la película que compartió curiosidades del film.



Desde que su nave aterrizó en la Tierra procedente del planeta Chitón, la vida de Juan López no ha sido sencilla de gestionar. Con superpoderes es difícil no destacar. Poder volar, leer la mente, tener super-visión o detener un convoy del metro para que no descarrile… y regresar luego a la oficina, esforzándose en ser un tipo normal, no ha sido nada sencillo para él. O quizás sí, porque Juan no necesita más que su cruasán matinal para ser feliz… Cuando un buen día reaparece Luisa, un antiguo amor del instituto, provoca un desajuste en su vida que detonará catastróficos problemas a SuperLópez y, por defecto, a la ciudad donde vive.


Estas acciones llamarán la atención del malvado Skorba y de su hija, Ágata (Maribel Verdú), que lleva buscando a López desde pequeña camuflada en la Tierra como un humano más.

Este taquillazo de Mediaset lo dirige Javier Ruíz Caldera, un director que sabe manejar la comedia y que ya es un referente en este género. Ha dirigido éxitos como "Spanish movie" ó "Tres bodas de más" y últimamente está de actualidad por ser el responsable del anuncio de la lotería de navidad de este año. Sus propuestas funcionan (habitualmente más entre el público que con la crítica) y sabe aportar una ambientación y ritmo en consonancia con lo que la película necesita.


La puesta en escena de "Superlópez" es la típica comedia española al uso, (que tan acertadamente acostumbra a interpretar Dani Rovira), representando a López como un español medio, con un trabajo normal y pasando inadvertido a la sociedad. Pues como bien le dice su padre es importante evitar destacar en un país, España, donde se celebra lo mediocre.

En general, es una buena parodia a la sociedad en la que vivimos, avanzando de una manera entretenida y ágil, que provocará las delicias del público pero que no contentará a los amantes del cómic.

Mi puntuación: 6/10

David Sanmartí
@ddsanmarti
Festival de Sitges 2018

La Alfombra Roja