sábado, 15 de junio de 2019

Crítica: "Upgrade"

En el marco de la pasada edición del Festival de cine de Sitges, en la sección Oficial Fantàstic competición, pudimos disfrutar de "Upgrade (Ilimitado)", una de las sorpresas del festival que se alzó con el Premio del Público de esta edición. Ahora se estrena en plataformas digitales sin demasiada publicidad aunque sea realmente recomendable.


Dirige Leigh Whannell, director más conocido por sus facetas de actor y guionista. Con James Wan firmaron las sagas "Saw" e "Insidious". Ahora dirige su segundo film, tras su debut en la no muy resultona "Insidious (capítulo 3)".

Tras ver cómo su mujer muere asesinada en un atraco intencionado que, a su vez, le deja tetrapléjico, Grey Trace (Logan Marshal-Green) tiene la posibilidad de recibir una cura experimental mediante el implante de un chip de alta tecnología basado en Inteligencia artificial. Mediante una compleja operación que le permitirá así volver a recuperar la movilidad, podrá adquirir habilidades fuera de lo normal y conseguir la tan ansiada venganza de las personas que han arruinado su vida.


Este inicio, que a priori puede resultar bastante típico, desata una carnicería a diestro y siniestro a medida que poco a poco se va desentrañando un guion algo más enrevesado de lo que en un principio aparenta ser. Y es que esta cinta donde combina varios géneros como la ciencia ficción, las artes marciales y un mundo un tanto post-apocalíptico nos lleva a caminos que nos hacen pensar en la moralidad del personaje y su actos más mecánicos que propios.


Una grata sorpresa que enamorará a los amantes de los tres géneros por igual, y nos hará pensar en lo integrada que tenemos la tecnología hoy en día en nuestras vidas, lo poco conscientes que somos y hacia dónde evoluciona todo esto.

Mi puntuación: 8/10

David Sanmartí
@ddsanmarti
Festival de Sitges 2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Alfombra Roja