La Alfombra Roja

lunes, 14 de julio de 2008

Heath Ledger: Película póstuma y ¿oscar póstumo?


Muchas son las voces que aseguran que Heath Ledger recibirá una nominación al mejor actor secundario por “The dark knight” (“El caballero oscuro”), nueva secuela de Batman dirigida por Cristopher Nolan, autor de la aclamada “Batman Begins”. Su interpretación de Joker ha recibido grandes críticas en EE.UU y ya se espera con impaciencia en las salas españolas.

Pero este malogrado actor no ha sido el único en estrenar película a título póstumo y tampoco sería pionero en obtener una nominación al Oscar. Si repasamos la lista de actores encontramos grandes nombres que se convirtieron en leyenda tras su muerte. Quizás dos de ellos sean los más llamativos por su juventud y por las circunstancias en que fallecieron. Nos referimos a James Dean y Brandon Lee.

James Dean es todo un símbolo de su época. Tras su fallecimiento en accidente de moto en 1955 muchos se preocuparon por la recaudación de las películas que tenía pendientes de estrenar pero “Rebeldes sin causa” y “Gigante” fueron grandes éxitos. Incluso recibió dos nominaciones a los Oscars a título póstumo por “Al este del Edén” (1955) y “Gigante” (1956) sin obtener ninguna estatuilla.

Brandon Lee fue un caso extraño. Un desgraciado suceso durante el rodaje de “El cuervo” acabó con la vida de este joven actor, hijo del mítico Bruce Lee. Mediante técnicas digitales se pudo finalizar la película y se convirtió en un referente dentro de los films de ciencia-ficción.
Aparte de estos dos grandes mitos, otros actores de renombre internacional han “sufrido” esta situación: Clark Gable con “Vidas rebeldes” (1961), Spencer Tracy con “Adivina quién viene esta noche” (1967), Carole Lombard, fallecida en accidente aéreo a la temprana edad de 33 años, con “Ser o no ser” (1942) ó Will Rogers con “Barco a la deriva” (1935) por poner algunos ejemplos.
Si finalmente el australiano fuera nominado al Oscar compartiría experiencia con actores como los nombrados James Dean y Spencer Tracy y otros tales como Ralph Richardson por “Greystoke: La leyenda de Tarzan” (1984), Massimo Troisi por “El cartero (y Pablo Neruda)” (1995) ó Jeanne Eagles por “The letter” (1929).

En el caso de que fuera obtuviera el preciado premio sólo compartiría honores con el único actor que lo ganó de forma póstuma: Peter Finch por su papel como Howard Beale, “el profeta loco de las ondas”, en “Network, un mundo implacable” (1978).

Aunque Heath ha hecho películas de prestigio como “Brokeback Mountain” ó “Monsters Ball” el reconocimiento le podría llegar cuando él no pueda saborearlo. Como diría el Joker “Recordar es peligroso. Yo encuentro que el pasado es un lugar preocupante y deprimente”. Vivamos el presente y disfrutemos de esta gran interpretación que ha dejado para la posterioridad.

José Daniel Díaz
Publicado en Noticine.com