miércoles, 17 de septiembre de 2014

La Alfombra Roja - Programa del 12 de Septiembre

Después del descanso vacacional vuelve La Alfombra Roja!! Y esta semana llegamos cargados de contenidos y con una nueva cuenta de twitter: @la_alfombraroja.

Betibu

Repasamos los estrenos de la semana con especial atención a "Betibú" de Miguel Cohan y "Ojalá estuviera aquí" de Zack Braff.

Unax Ugalde
Además analizamos las tres películas españolas preseleccionadas para los Oscar del año que viene y terminamos con una previa del Festival de San Sebastián que se celebrará entre el 19 y el 27 de Septiembre. 

No os perdáis la entrevista que realizamos a Unax Ugalde con motivo del estreno en el Festival de la película "Lasa y Zabala".

Recordar que "La Alfombra Roja" se emite todos los viernes de 19h a 20h en Radio Carcoma y dirige Cinedania y Claquetados. Podéis poneros en contacto con nosotros a través de radioalfombraroja@gmail.com o en twitter en @la_alfombraroja. Nuestra página de Facebook es https://www.facebook.com/LaAlfombraRojaRC.

Podcast del programa:

lunes, 15 de septiembre de 2014

CONCURSO: ¿Te apetece asistir al preestreno de "La entrega" el día 23 de septiembre en Madrid?

Nuevo concurso en Cinedania!! Nuestros amigos de Sensacine han puesto a nuestra disposición 5 entradas dobles para el preestreno en Madrid de "La entrega", última película del director Michael R. Roskam. El plantel es fantástico con Tom Hardy ("El caballero oscuro: La leyenda renace"), Noomi Rapace ("Prometheus") y James Gandolfini de protagonistas.


Este fantástico thriller cuenta la historia de un criminal que se ve envuelto en un robo fallido. Su vida cambiará cuando se adentre en una trama criminal relacionada con bandas mafiosas. Esta película ha sido seleccionada para la Sección Oficial del Festival de cine de San Sebastián.

El pase tendrá lugar en los Cines Kinépolis el próximo 23 de Septiembre a las 19:30.

Daros prisa!!! Para conseguir las entradas dobles que sorteamos SOLO tenéis de plazo hasta el jueves 18 de septiembre a las 15:00Será obligatorio seguir en Twitter ó Facebook a Sensacine y Cinedania (a los dos medios) y además realizar los siguientes pasos:

- Poner el siguiente texto en Twitter o en nuestro grupo de Facebook: Gracias a @sensacine y @cinedania iré el 23 de septiembre al preestreno de #LaEntrega.

Y enviar un mail a cinedania@hotmail.com donde especifiquéis vuestro usuario de Twitter ó Facebook (para la comprobación) e incluyáis vuestro nombre completo.

Mucha suerte!!!!

sábado, 13 de septiembre de 2014

Premios Donostia, anécdotas del reconocimiento más deseado


Cada año el Festival de San Sebastian concede uno de los premios más importantes del panorama internacional cinematográfico: El Premio Donostia. Desde 1986, que lo recibió el actor Gregory Peck, han sido muchos los galardonados y muchas las anécdotas que han acompañado a los implicados.

Precisamente, en esta edición, se presenta en la sección Zabaltegi el documental "El último adiós de Bette Davis", que recuerda el paso de la actriz por el Festival en el año 1989 y que originó lo que se llamó la maldición del Premio Donostia. Poco después de recibir este reconocimiento falleció en París de un cáncer de pecho (ironía del destino: recogió la estatuilla fumando un cigarro).

Desde entonces, la mala suerte sobrevoló al galardón. Anthony Perkins, que siempre perdurará en nuestra memoria por "Psicosis", fallecía por SIDA tan sólo un año después de recoger el premio. Algo parecido le sucedió en 1994 a Lana Turner aunque a ella ya la habían diagnosticado el cáncer y no sorprendió que falleciera unas semanas después.

Quizás el colmo de la maldición llegó en 2001 cuando ninguno de los Premios Donostia pudieron acudir a San Sebastián. El atentado del 11-S impidió que se acercaran Warren Beatty y Julie Andrews, y Paco Rabal nos dejaba apenas unos días antes de la Gala de entrega.


Pero no nos quedemos en los malos recuerdos. También hay anécdotas divertidas entre los premiados. Glenn Close canceló la reserva que tenía en un restaurante de la ciudad porque comentó que prefería "irse de pintxos" y rodearse de la gente donostiarra y Vanessa Redgrave cuentan que le hizo tanta ilusión este premio que invitó al público a cantar "Imagine" de John Lennon.

San Sebastián no sólo ha triunfado entre los Premios Donostia por su fabuloso festival, también por su maravillosa gastronomía. Muchos recuerdan cómo en 1987, el galardonado Glenn Ford, después de una noche de fiesta decidió que no cogía el avión de vuelta y la organización se las vió y deseó para convencerle de que el Certamen había concluído y no podían mantenerlo en la ciudad. Más gracia les debió de hacer Willen Dafoe, premiado en 2005, que, tras unos vinitos, vió el Cristo del monte Urgull y dijo "aquí sí que sabéis promocionar una película" pensando que era atrezzo de su film "La última tentación de Cristo".

Aunque todos matarían por un premio así, hay algunos que quizás no lo valoraron demasiado. Francis Ford Coppola vendió su premio Donostia de 2002, en esa época de oro macizo, para conseguir fondos para un nuevo proyecto. Y Jack Lemmon fue continuamente tentado por el director del Festival Diego Galán, pero nunca sacó tiempo para venir. De hecho, este director tituló sus memorias "Jack Lemmon nunca vino a cenar aquí".


Muchas curiosidades que se seguirán alimentando año tras año, grandes personalidades que nos seguirán sorprendiendo por las calles donostiarras bien dando un paseo matinal por la playa de Ondarreta como Hugh Jackmann, bien comprando melocotones en la frutería como Francesc McDormand ó bien apareciendo sin previo aviso en una moto a altas horas de la madrugada como Michael Fassbender.

Todo es posible en San Sebastián, y por eso nos encanta!

José Daniel Díaz

lunes, 8 de septiembre de 2014

Crítica: "Ojalá estuviera aquí"

Cartel Ojalá estuviera aquí
Empiezo a sufrir para discernir cuándo una pelicula es "indie" y cuándo no. "Ojalá estuviera aquí" tiene mimbres de ese cine al margen de la Industria, con toques políticamente incorrectos y un marcado perfil de autor. Sin embargo no me lo creo. No puedo evitar el aura comercial que recorre toda la película, como si "Pequeña Miss Sunshine" se fusionara con "S.O.S, familia en apuros". Zack Braff que escribe, dirige y protagoniza esta historia rebusca en su infancia para contarnos un conflicto social y familiar en el que apenas profundiza.

El director, que tuvo un aclamado debut con "Algo en común", no evita utilizar sus propias experiencias personales. De familia judía, una parte del film indaga en el ámbito escolar de esa comunidad. Sus vivencias parecen ser contradictorias porque según avanza la película nuestra percepción va variando, sin dejar clara su postura en este tema. A la que no encuentra redención posible es a la escuela pública, que directamente maltrata sin motivo aparente.

Ojalá estuviera aquí

Zack Braff interpreta a Aidan, un actor de escaso éxito, cuya vida se desmorona a su alrededor sin poder evitarlo. Sin trabajo, sin dinero, con una esposa infeliz, un hermano pasota y un padre enfermo de cáncer, por fin tendrá que afrontar los problemas y encontrar su camino.


Con tantos frentes abiertos y tan complicados, el humor siempre es un mecanismo útil para rebajar la tensión dramática. El problema es utilizarlo como si hicieras un sketch en el "Saturday Night Live", parodiando situaciones complejas que no sólo restan esa carga emocional, sino que también parecen parodiarla. A lo largo de un excesivo metraje, el guión fluctúa entre lo acertado y lo innecesario, lo que nos deja una película entretenida pero de escaso calado.

Pese a todos los conflictos que se proponen en la película, el mensaje es muy optimista. En ningún caso se pierden los papeles, los personajes se abandonan a su suerte o dejan de creer en su destino. Por tanto, la carga más conflictiva que podría provocar los mayores enfrentamientos entre los protagonistas apenas los encontramos. Y si en algún caso emerge algún atisbo de mal rollo, ahí está la bromita inocente para romper ese inadecuado instante.

Ojalá estuviera aquí
Entre los actores siempre cabe destacar a Mandy Patinkin, al que ya nos resulta imposible dejar de asociar al personaje de Saúl Berenson en la serie "Homeland". Es de esos actores que ganan con la edad, como si el paso de los años les hubiera dado un plus de seguridad y descaro. Entre el resto del reparto siempre es curioso encontrar otro producto de las series americanas, el descarado Jim Parsons al que todos conocemos por Sheldon en "The big bang theory".

Inocente y para todos los públicos, su gran valor radica en dar esperanza y poner buena cara a los problemas. Ya sabemos que la vida no es así, pero el cine está para soñar, no?



José Daniel Díaz

domingo, 31 de agosto de 2014

La 62 edición del Festival de Cine de San Sebastián ya está preparada para traer el mejor cine internacional


Cuando llega el mes de Septiembre, el calendario más cinéfilo marca y subraya las fechas del Festival de Cine de San Sebastián. Una cita obligada que nos trae un sinfín de títulos para todos los gustos. Este año, la 62 edición, se celebrará entre los días 19 y 27 de Septiembre.

Es difícil resumir en un post todo lo que sucederá en Donosti en esos días así que remarcaré lo que más me llama la atención. Una edición que comenzará muy fuerte con el estreno europeo de "El protector" del director Antoine Fuqua que vuelve a contar con Denzel Washington (Premio Donostia de este año) como protagonista tras la exitosa "Training day". Ambos, director y actor, estarán presentes en el festival.

A partir de ahí una completa Sección Oficial donde destacaría los siguientes títulos: "La entrega" de Michael R. Roskam con Tom Hardy y el desaparecido Gandolfini de protagonistas, "Una nouvelle amie" de Francois Ozon que ya triunfó en San Sebastián con "En la casa", "Casanova variations" con John Malkovich, "A second chance" de Susanne Bier y "Tigers" de Danis Tanovic.

La representación española en esta sección vendrá marcada por el estreno de una de las películas más esperadas del año: "La isla mínima" de Alberto Rodríguez. Además Gabe Ibáñez presentará "Autómata", film que produce y protagoniza Antonio Banderas.

Otro de los apartados a destacar es Perlas, una sección que recoge los mejores títulos presentados en otros festivales y que, en esta ocasión, nos trae las ganadoras de Cannes y Berlín ("Winter sleep" y "Black coal" respectivamente), la premiada en Sundance "Difret", "Mommy" de Xavier Dolan, la exitosa "Relatos salvajes" de Damián Szifron y "La desaparición de Eleanor Rigby" de Ned Benson con Jessica Chastain y James McAvoy.

El mejor cine latinoamericano lo recogerá Horizontes Latinos que nos traerá películas como "Jauja" de Lisandro Alonso con Viggo Mortensen, "Gente de bien" de Franco Lolli ó "La princesa de Francia" de Matyas Piñeiro. Made in Spain volverá a albergar los estrenos españoles más destacados como "Ocho apellidos vascos", "Carmina y Amén" y "Hermosa juventud".

Aún no se conocen la mayoría de los nombres que acompañarán a la presentación de las películas. Tan sólo se ha confirmado la presencia del equipo de "El protector", la del director Diao Yinan ("Black coal") y algunos españoles como Imanol Arias, Raúl Arévalo ó Unax Ugalde.


El Festival cerrará sus puertas con la proyección de "Samba", nueva película Nakache y Toledano que vuelven a contar con Omar Sy tras el taquillazo que consiguieron con "Intocable".

Y todo ello os lo contaremos aquí, en Cinedania, que estará presente un año más en uno de los festivales europeos más prestigiosos.

José Daniel Díaz

domingo, 17 de agosto de 2014

Crítica: "Locke"

Posiblemente el mejor eslógan para esta película sería "si te gustó Buried, no te defraudará Locke". Steven Knight escribe y dirige esta historia pequeña, simple en su forma pero complejo en el fondo. "Locke" se apoya en un inspiradísimo Tom Hardy para dar sentido a este ejercicio cinematográfico donde un hombre común se enfrenta a cosas comunes.

Ivan Locke (Tom Hardy) conduce su coche. No sabemos su destino pero se le nota nervioso. De repente empiezan las llamadas: Su mujer, sus hijos, su jefe, su compañero.... Poco a poco el nudo se va desenredando.

El director y guionista Steven Knight entra en el peligroso juego de la desinformación. A lo largo de sus 85 minutos de metraje, conocemos aspectos de un personaje del todo desconocido. Sus continuos diálogos a través del teléfono del coche, nos desgranan el hundimiento de un ser humano. En tan sólo hora y media, sin bajarse del coche, Ivan Locke cambia su vida por completo.


Tom Hardy se enfrenta a un complicado papel que exige mucho al actor. En ningún momento el personaje reduce su intensidad, no hay un momento para el relajo. Aún así el actor que encarnó a Bane en "El caballero oscuro: La leyenda renace", no sólo se hace con la situación sino que nos ofrece posiblemente su mejor interpretación hasta el momento (sobre todo en un registro casi desconocido para el público).

Lo curioso del guión, y sin querer adelantar demasiado, es que los problemas llegan por querer hacer el bien. Cuando afronta todas las situaciones con sinceridad y prudencia, es cuando todo empieza a torcerse. Y con la única compañía de un coche y una carretera.

Os decía que la comparación con "Buried" era evidente por varias circunstancias: Un sólo personaje en un sólo escenario, un teléfono para comunicarse y muchos problemas por solventar. Aún así las circunstancias son muy distintas y sólo es válida la comparativa para que el espectador entienda el tipo de película que se va a encontrar.

Algo sí tienen en común. Ambas nos entretienen, y mucho. "Locke" es un producto muy interesante, que te mantiene atento a la pantalla, con un juego de planos adecuado y una brillante interpretación. El 22 de Agosto llega a la cartelera española y puede ser buena alternativa para tanta acción y tanta animación.




D.S

sábado, 12 de julio de 2014

Crítica: "El amanecer del planeta de los simios"


El 18 de julio llegará a los cines españoles la segunda parte de la trilogía que precede a lo acontecido en "El planeta de los simios", película del año 1968 en la que Charlton Heston y su equipo de astronautas caían en un planeta dominado por simios. "El amanecer del planeta de los simios" de Matt Reeves mantiene las buenas sensaciones de su predecesora, "El origen del planeta de los simios", gracias a un solvente guión, una labor técnica perfecta y un mensaje extrapolable a cualquier época y localización.

Matt Reeves toma el relevo de Rupert Wyatt en la saga y el director de "Monstruoso" no sólo mantiene el fantástico inicio de la trilogía, sino que podríamos decir que en algunos momentos incluso la supera. La historia comienza con una breve introducción donde nos explican la catastrófica situación del planeta una vez se ha propagado el llamado "virus del simio". No son muchos los humanos que quedan con vida, mientras que César y el resto de monos siguen habitando los bosques.  

La primera hora y pico de película es impactante. El pacto de "no agresión" entre humanos y simios se mueve siempre al filo de la navaja. En ambos bandos hay rencor, miedo y sed de venganza. Para César (líder de los simios) y Malcolm (cabecilla de los humanos) contener a los componentes más rebeldes de su bando es difícil. El enfrentamiento entre la desconfianza y la serenidad, entre el odio y la buena convivencia y, en definitiva, entre el bien y el mal, se plantea con inteligencia en la película.


A veces la buena voluntad no es suficiente para mantener la paz. Es un mensaje evidente en este título, que te hace recapacitar y valorar hasta qué punto una oveja negra puede desestabilizar a toda la manada. El resentimiento de los simios hacia los humanos es peligroso, no es fácil olvidar el dolor. Aplicado a la realidad, ¿cuántas naciones se habrán enfrentado por no saber olvidar o dejar a un lado las diferencias? Da igual si son monos y humanos, extraterrestres y astronautas o, simplemente, personas de diferentes regiones: Un detalle puede desencadenar una catástrofe.

Ese dilema moral que impregna toda la proyección es tremendamente potente. Se agradece que títulos destinados al público palomitero sean capaces de alcanzar un profundo trasfondo interior que llegue incluso a eclipsar la brillante forma en que se plantea. No dudéis que sus efectos visuales son fantásticos, superiores a los de "El origen del planeta de los simios".

El ya mítico Andy Serkis repite como César mientras que Jason Clarke y Gary Oldman interpretan a Malcolm y Dreyfuss respectivamente. Todos definen con precisión unos personajes en estado límite, al borde del bloqueo. No es frecuente que los actores tengan que desarrollar tantos sentimientos enfrentados en una película de estas características donde lo correcto y lo incorrecto suele estar muy bien remarcado. Aquí no. Como sabéis nada es blanco o negro, los grises son abundantes.

Este verano ya tenéis una cita obligada con el cine. Repasar "El origen del planeta de los simios" y atreveros con esta nueva entrega porque no os decepcionará. Cuando todos los componentes funcionan, la película funciona. Matt Reeves ha sabido encajar las piezas para crear un título que irá creciendo con el paso del tiempo. Ya lo veréis.



José Daniel Díaz