La Alfombra Roja

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Crítica: "Hazme reir"

El próximo día 4 de septiembre se estrena en toda España la última comedia de Adam Sandler: “Hazme reír”. Una fuerte apuesta de su protagonista que en estos días está en Madrid promocionando la película. Aunque el tono del largometraje es cómico no deja de sorprender y llama la atención la amargura que rodea a todo el film.

A Judd Apatow, director de esta película, hay que agradecerle el noble intento de trastocar un poco la habitual comedia absurda que interpretan actores como Seith Rogen ó el mismo Adam Sandler, pero lamentablemente no alcanza el objetivo ó simplemente se ve arrollado por sus intérpretes.

A un famoso cómico (Adam Sandler), monologuista y actor para más información, le detectan leucemia. Sólo tiene un 8% de posibilidades de recuperarse y como es lógico esta situación le causa un cambio radical a su vida. Ira Wright (Seith Rogen) es otro cómico desconocido para el gran público que se acaba convirtiendo en su mano derecha. Cuando la amistad empieza a crecer aparecen los problemas pero tendrán que aprender a convivir.

Compartir tanto tiempo genera un conflicto que alterna el buen humor con la amargura y la desazón. Un horizonte que ambos actores apenas habían tocado y que no deja de ser un reto para ellos. No sé si por experiencia, aptitudes ó descaro en esta singular pugna sale vencedor Adam Sandler. Rogen, a veces sobrevalorado, muestra sus carencias en los momentos más complejos.
El resto del reparto no deja de ser meros espectadores de la relación principal pero ofrece momentos emotivos y frases muy bien conseguidas.

Leslie Mann (esposa del director en la vida real), Eric Bana o Jonah Hill son piezas que con un mayor peso quizás habrían mejorado el conjunto.

El guión del propio Apatow no consigue manejar con destreza el enfrentamiento que va desencadenando y se deja guiar por el camino fácil. El miedo y el dolor van cediendo poco a poco a la comedia tradicional, a los gags de enredo y en definitiva a lo que siempre hemos visto. Si a eso añadimos que el film supera ampliamente los 120 minutos, tenemos que reconocer que la nota no superará el aprobado.

Una lástima que la expectación que genera al inicio se vaya difuminando lentamente hasta acabar pidiendo la hora. Está claro que no es fácil rematar las películas y que sólo unos pocos tienen ese don. De todas formas tras “Virgen a los 40” y “Lío embarazoso” el producto final de “Hazme reír” supone un paso adelante y una mejora considerable a lo realizado anteriormente.

José Daniel Díaz