La Alfombra Roja

viernes, 16 de octubre de 2009

Crítica: "El secreto de sus ojos"

Aunque con algo de retraso aquí presento mi crítica sobre esa gran película de Juan José Campanella (el famoso director de "El hijo de la novia") titulada "El secreto de sus ojos". Una mezcla de comedia y drama que encaja a la perfección pese a su excesivo metraje.

Benjamín Espósito (Ricardo Darín) se acaba de jubilar como funcionario del Juzgado Penal y quiere escribir un libro sobre un complejo caso que jamás se llegó a cerrar definitivamente. El asesinato de una hermosa joven le cambió la vida tanto en el plano profesional como personal. Recordarlo abrirá viejas heridas y reactivará un viejo amor que ya parecía olvidado.

Le doy mucho valor a las sensacions que se generan cuando sales de un cine. Esa primera impresión es fundamental para considerar cuál ha sido tu opinión sobre la película. Recuerdo que cuando la sesión finalizó me recorría algo por el cuerpo, el nerviosismo clásico que sólo sucede cuando el film te ha impactado. Un glorioso final con una ambientación que encierra, tras sus silencios, mucho sufrimiento.
Saber utilizar los momentos clave para matener el interés del espectador demuestra talento y un gran conocimiento de este negocio.

La dirección de Campanella es de gran belleza. Su secuencia del campo de fútbol, de auténtico maestro, su manera de reflejar las miradas, la posición de la cámara siempre acorde con lo que estamos viviendo,... Realmente demuestra un gran cuidado de la imagen que llega casi a la obsesión.

Los actores están a un gran nivel. Darín y Villamil muestran una gran conexión, transmiten verdad. Es innegable su buen hacer pero cobra más mérito cuando saben mantener el pulso del film cada momento. Pablo Rago, Javier Godino y el gran Guillermo Francella acompañan a gran altura a sus dos actores principales.

Hay algo que siempe queda latente y es el concepto de equipo. Todos reman en el mismo sentido, todos tienen claro su lugar en el proyecto. Esa relación da un plus de belleza que un guión por sí solo no puede alcanzar.

Sé que muchos la criticarán o no llegarán a sentir este film de la misma manera pero si logras entrar en la pantalla y sentirte un personaje más es imposible no valorar el resultado de este gran largometraje.

José Daniel Díaz