La Alfombra Roja

sábado, 3 de octubre de 2009

Crítica: "La máquina de pintar nubes"

Este fin de semana se ha estrenado en España "La máquina de pintar nubes" de Aitor Mazo y Patxo Tellería, un film que a buen seguro pasará por nuestra cartelera sin hacer ruido. Recién estrenada en el pasado Festival de San Sebastian, habría merecido una mayor publicidad y eco por parte de los medios de comunicación pero lamentablemente no cumple los mínimos requisitos de interés para formar parte de tan selecto grupo (directores desconocidos, intérpretes desconocidos, historia sencilla, sin efectos especiales,...).

Año 1974 en San Sebastian. Una familia de clase media formada por una pareja y sus dos hijos viven para la pintura, una manera de olvidar los problemas monetarios y políticos de la nación. Sin embargo, entre lienzo y lienzo, la vida les va dando bofetadas tanto a ellos como a las personas que les rodean. Un homenaje para todas esas familias que sufrieron una época oscura de nuestra historia y que supieron superarla sin violencia, sin rencor y valorando siempre todo lo bueno que les pudiera llegar.

El propio Aitor Mazo, director y guionista de la pelicula, es el padre de familia. Un hombre entregado a su gente que disfruta pintando. Esa pasión consigue transmitirla a sus hijos que demuestran tener un talento innato para crear sobre un lienzo. Por desgracia, el hijo mayor hace mucho tiempo que perdió la ilusión y sólo busca libertad mientras que el pequeño vive confundido y enamorado, superando la delgada línea que separa la niñez de la adolescencia.

Un film que narra con tremenda sencillez la vida diaria de una familia donde el dolor y la tristreza se alterna con la alegría y la ilusión; donde la amistad ayuda a superar las penas y mantener la esperanza y donde el amor se demuestra en cada sonrisa. Un ejemplo de realismo social alejado de marginalidades y dramas.

Tal vez sirva de catapulta para alguno de sus jóvenes actores. Ojalá me equivoque y se mantenga muchas semanas en los carteles pero la experiencia nos dice que eso es muy muy complicado. Y hablando de carteles.... ya podían haber hecho uno más llamativo y visual... me parece horroroso.

José Daniel Díaz