La Alfombra Roja

domingo, 27 de mayo de 2012

Crítica: "Men in black 3"

Allá por 1997 nacía una saga que ya es un clásico del cine de ciencia ficción. "Men in black" creó un estilo gracias a su vestuario, su humor y sus efectos especiales que sellaron el nuevo cine de la década del 2000. Su enorme éxito auguraba la llegada de una segunda parte que finalmente se produjo en 2002. Ahora, 10 años después, vuelven los agentes J y K para exterminar a todos esos malvados extraterrestres que intentar destruir la Humanidad. Barry Sonnenfeld vuelve a recuperar la esencia de los hombres de negro y logra una acertada y loable secuela.

Parecía difícil creer que Tommy Lee Jones y Will Smith conectaran como pareja en una película de acción. Son totalmente antagónicos, casi enemigos en la manera de entender el cine y elegir los papeles que interpretan. Las apuestas arriesgadas, si funcionan, logran un resultado aún más satisfactorio. Y en este caso J y K dotan a sus papeles de un carácter propio que funciona y transmite.

No negaré que "Men in black 2" me dejó una sensación agridulce, de falta de ideas, de explotación de los huevos de oro. Sin embargo, parece que una década es tiempo suficiente para reinventarse y volver al toque original. "Men in black 3" es un homenaje al cine de los 80. Es imposible no recordar "Regreso al futuro" cuando el agente J (Will Smith) se ve obligado a volver al año 1969 para arreglar una dura situación que afecta a su compañero K (Tommy Lee Jones).

Y en el pasado descubrimos a un joven K interpretado por un siempre efectivo Josh Brolin. Contaba el actor americano que había visto una y otra vez las anteriores películas para reflejar en pantalla los gestos y personalidad del agente K más maduro. A fe que lo logra. No sólo acierta en su interpretación, además logra añadir información sobre el misterioso personaje. Su pasado se desvela con franqueza, con el ánimo de un joven agente que, poco a poco, se va agriando víctima de los sucesos, de sus propias vivencias.


Cuesta no pensar que Steven Spielberg, productor del film, haya tenido algo que ver en este giro hacia el cine de aventuras de los 80 de los hombres de negro. Su toque se adivina, como si hubiera aconsejado a Sonnenfeld de la misma manera que hiciera con Robert Zemeckis. La mezcla de humor y acción siempre ha sido un filón para el rey Midas de Hollywood, ¿o hay que recordar clásicos como "Indiana Jones"?

Entretenida, con ritmo y acertada en el uso de los efectos especiales. Los Hombres de Negro han vuelto!!



José Daniel Díaz