La Alfombra Roja

martes, 19 de junio de 2012

La Gala de entrega de premios de la Unión de Actores muestra un tono reivindicativo y gris


La XXI edición de los Premios de la Unión de Actores, celebrado en el Circo Price de Madrid el pasado 18 de Junio, tuvo un tono más triste y reivindicativo que en otras ocasiones. La actual situación económica, la reforma laboral, el paro y la unión de los propios actores fue algunos de los temas que más se repitieron durante toda la Gala. En la categoría de Cine repitieron victoria la mayoría de actores galardonados en los pasados Goya.

Vicente Cuesta, presidente de la Unión de Actores, abrió fuego con un discurso duro y político. Criticó la reforma laboral, solicitó que "la deuda de los bancos, la paguen los bancos" y pidió una mayor participación de los afiliados en las asambleas. Un tono gris y triste que se propagó como la pólvora entre los asistentes.

El grupo Ron Lalá intentó, con un tono cómico pero crítico a la vez, levantar los ánimos del personal. En determinados momentos lo consiguieron gracias una mezcla de chistes y música muy ocurrentes y efectivas. Sobrio y de reducido coste, como es normal en estos tiempos, la Gala buscó en la palabra lo que no se podía conseguir con los medios. Sin recursos pero con imaginación.

La entrega de premios de los actores en categoría Cine trajo pocas sorpresas. En el apartado de Mejor Actriz de Reparto se llevó el galardón Petra Martínez por "Mientras duermes". Simpática y emocionada tuvo uno de lo instantes más divertidos de la noche al animarse a contar un chiste. En el apartado masculino Antonio de la Torre triunfó gracias a su interpretación en "Primos". Su discurso fue emocionante al recordar la dura pelea que tuvieron sus padres contra la vida para poder sacar adelante a su familia.

Los Mejores Actores Secundarios fueron Ana Wagener por "La voz dormida" y Raúl Arévalo por "Primos". Ambos recibieron con sorpresa el premio. Ana quiso recordar a todo el reparto de la película de Benito Zambrano como causa fundamental de recibir este reconocimiento. Raúl por su parte agradeció a sus compañeros de profesión la estatuilla que acababa de recibir.

Los últimos fueron los que se referían a Actores Protagonistas. Maria Leon por "La voz dormida" recibía un premio más, y ya van unos cuantos, por su sublime interpretación. No estuvo presente en la Gala pero a través de su compañera Inma Cuesta agradeció el premio como un auténtico regalo. José Coronado por "No habrá paz para los malvados" volvía a recibir un premio por el personaje Santos Trinidad que tantas buenas noticias le ha traído.

Finalmente Concha Velasco recibió el premio a toda una vida rodeada de sus hijos y amigos. Un reconocimiento que agradeció de corazón ya que consideraba a la Unión de Actores como si fuera su propia familia y "primero están los míos, y después los demás".

José Daniel Díaz