La Alfombra Roja

domingo, 23 de septiembre de 2012

John Travolta, Oliver Stone y Benicio del Toro, lo más esperado de esta jornada de Festival



Llegaron los primeros premios Donostia a San Sebastian. John Travolta y Oliver Stone, acompañados de Benicio del Toro, fueron protagonistas de una jornada olvidable. Su película “Salvajes”, presentada en Zabaltegi Perlas, no convenció a nadie y las propuestas que llegaron a la Sección Oficial, “El muerto y ser feliz” de Javier Rebollo y “Dans la maison” de Francois Ozon, tuvieron críticas dispares (malas para la primera y buenas para la segunda).

Con independencia de la calidad de la película “Salvajes”, hoy el día era muy especial. Nada menos que el director Oliver Stone (ganador de tres Oscar por “Platoon”, “Nacido el 4 de Julio” y por el guión de “El expreso de medianoche”), y los actores John Travolta y Benicio del Toro se sentaban en una misma mesa para responder las preguntas de la prensa. Impone su presencia y elegancia, su seriedad y sobriedad, su inevitable carisma.

La rueda de prensa en sí fue para olvidar. Preguntas intranscendentes y poco reveladoras, alguna incluso estúpida. No importaba. Su sola presencia hacia que valiera la pena estar allí. La película que presentaban, “Salvajes”, es un tópico film que se introduce en el mundo del narcotráfico con cierta frialdad. Dos chavales y una chica están acaparando todo el mercado de marihuana de California gracias a semillas traídas desde Afganistán. Su ascenso no pasa desapercibido en el cártel mexicano que rápidamente intenta negociar con ellos un acuerdo para su explotación.

Plagada de estrellas de Hollywood, a los ya citados habría que unir a Salma Hayek, Taylor Kitsch y Blake Lively, su valía cinematográfica no pasa más allá del aprobado raspado. Personajes sin profundidad, tópicos exagerados y una sensación de haberla visto ya mil veces con otros títulos. Salva los muebles la interpretación de Del Toro y de los secundarios.

Pero entremos en la Sección Oficial a concurso. Dos películas entraban en acción. La primera, “El muerto y ser feliz” de Javier Rebollo. Una inclasificable película que se desarrolla en Argentina y que podríamos determinar como road-movie. Protagonizada por José Sacristán, tendrá sus seguidores pero la inmensa mayoría no podíamos catalogarla de otra forma que lo que resume esta frase: “hay que ver de todo”.

Un asesino a sueldo retirado (José Sacristán) emprende un viaje con una desconocida por los pueblos de la Argentina profunda. Una voz en off nos comenta continuamente lo que va a ocurrir, algo de lo que acabas cansado. Horrorizado. Una hora y media de nada, de cine experimental aburrido e insulso. En una sala desangelada, director y actores intentaron analizar lo que parecía difícil de explicar.

Mejor recibimiento tuvo la película francesa “Dans la maison (En la casa)” de Francois Ozon. Basada en la novela “El chico de la última fila” del español Jesús Mayorga, la historia ha convencido en San Sebastian. Un chico empieza a revelar las situaciones que vive en casa de su mejor amigo del colegio para los distintos trabajos que le encarga su profesor de francés (Fabrice Luchini). Él y su esposa (Kristin Scott Thomas) se verán rápidamente interesados por las vivencias del alumno en esa casa.

Buena acogida entre público y crítica, aludiendo incluso a posible premio en alguno de los foros de la prensa. Lo cierto es que mantiene con oficio el interés del espectador, apoyado en unas fantásticas interpretaciones. En la rueda de prensa a la que asistieron el director Francois Ozon, el actor Fabrice Luchini (al que recordamos de “Las chicas de la sexta planta”) y el novelista Jesús Mayorga, se creó un debate filosófico amenizado por las excentricidades del actor francés que hizo una diserción de los franceses y españoles que arrancó el aplauso de los asistentes.

El tiempo sigue acompañando en San Sebastian aunque ya empiezan a caer las primeras gotas. Nada como el sol en Donosti para iluminar a las estrellas de Hollywood que van llegando a la Kursaal. Una edición sorprendente, de muy alto nivel y con un glamour que no se veía desde hace tiempo. Andar por la calle unos minutos y cruzarte con Lluis Homar, Ernesto Alterio, Ricardo Darín, Agustí Villaronga o Ben Lewin en apenas unos metros dan ejemplo del ambiente que se respira, de la semana de cine que estamos viviendo.

José Daniel Díaz
Fotos Travolta-Stone-Del Toro: Txema Escobar