La Alfombra Roja

lunes, 3 de noviembre de 2008

Martin Scorsese, un mito con mucho que decir

Me parece raro no haber escrito aún ningún post sobre uno de los mejores directores de la historia: Martin Scorsese. Junto con Alejandro Amenábar y Christopher Nolan forma el trío de directores que con ver su nombre en los títulos de crédito entro al cine sin vacilar.

Tardé bastante tiempo en descubrir a este ilustre neoyorquino. La primera vez que escuché su nombre fue en 1988 cuando estrenó la conflictiva "La última tentación de Cristo". Hasta hace apenas unos días no me atreví a verla, una de las pocas películas de su filmografía que me quedaban por conocer. Pero ya en ese año recibí noticias del osado cineasta que se atrevía a enfrentarse a la Iglesia.

Esa polémica la diluyó el tiempo como tantas otras cosas y se quedó en dos horas y pico de dura historia y complicada interpretación de la vida de Jesucristo. Pero un día me senté a ver uno de los films que más me ha marcado, "Uno de los nuestros", y descubrí el cine negro. Como si acabara de nacer ese género.
Gangsters, corrupción, rencor, elegancia, odio, amistad, familia, intereses, amor y mucha violencia .... De todo eso se compone el cine de mafias y Scorsese lo maneja como nadie.

Y una vez que descubres el talento representado en una persona, necesitas ver más de él. Y echas la vista atrás y te das cuenta de la gran filmografía que aún tenías pendiente: "Taxi driver", "Toro Salvaje", "El color del dinero".... Y el talento se convierte en mito.

Siempre hay decepciones como "Al límite" ó "Kundun" pero lo puedes perdonar porque a cambio te ha regalado "Casino", "Gangs of New York" ó "Infiltrados", ésta última con la que por fin la Academia de Hollywood decidió rendirse y otorgarle el Oscar. Posiblemente no sea su mejor película pero todos en ese momento coincidieron en afirmar que se premiaba algo más que una historia, se premiaba una trayectoria.

Un Oscar que tantos y tantos de nosotros lo único que hicimos fue añadirlo a los muchos que ya le habíamos entregado.

José Daniel Díaz