La Alfombra Roja

sábado, 18 de abril de 2009

Crítica: "El desafío. Frost contra Nixon"

Mira que la política americana da para películas eh? En apenas 250 años de vida han tenido más acontecimientos que narrar que todo el resto del mundo junto. Recuerdo esa gran película "JFK" que narraba las extrañas maquinaciones que existían tras el asesinato de Kennedy ó la misma "Nixon" que ya hablaba de la vida de este denostado presidente.

Pero si me dieran a elegir un título diría que "Todos los hombres del presidente II" se asemeja mejor a lo que representa este film. La mítica película de Alan J. Pakula interpretada por Robert Redford y Dustin Hoffman parece ser la previa de lo que acontece en "El desafio. Frost contra Nixon".

Una vez destapado el Watergate el ex-presidente Richard Nixon aceptará realizar una entrevista con el periodista de corte cómica Alan Frost con la intención de mejorar su imagen ante la opinión pública y reactivar su carrera política con la firme intención de volver a la Casa Blanca.

Dos horas para contar una entrevista (por muy importante y decisiva que sea) me parece exagerado. No niego que el guión está bien, los actores muy metidos en su papel, la ambientación prácticamente perfecta (aunque uno de los asesores de Frost se parece a Tony Genil disfrazado), una dirección que Ron Howard asume sin protagonismo pero poniendo su impronta..... Lo que se llama una "peli bien hecha" pero pesadísima. De esas que cuando sales del cine dices... "está bien pero es muy lenta".

Posiblemente en EEUU la disfrutaran mucho más. Pero es como si nosotros hacemos un film sobre el juicio de los GAL y pretendemos venderlo al resto del mundo. Pues partiendo de la base que seguramente no les interese nada el tema, el éxito sería más que discutible. Sin embargo EEUU tiene la capacidad de venderte productos que no habíamos pedido y que apenas nos interesaban. Unas cuantas nominaciones a los Oscar, un par de imágenes impactantes y ya estamos acudiendo a las salas a ver lo que ocurrió en esa famosa entrevista.

Pues no sucedió nada. Que un presidente en horas bajas admitió lo que todo el mundo sabía. Y ya está. No le demos más vueltas....

José Daniel Díaz