La Alfombra Roja

jueves, 23 de julio de 2009

Crítica: "Paisito"

Mucho sabemos de la dictadura que soportó Chile ó la que vive Cuba pero los hechos acontecidos durante 1973 en Uruguay no dejan de ser otro de los momentos más importantes y complicados de Latinoamérica, un golpe de estado desconocido para la mayoría pero que "Paisito" se encarga de revivir a través de la mirada de dos niños. La dura confrontación entre militares y tupamaros provocó el enfrentamiento entre sus padres (un "gallego" exiliado en Uruguay y un jefe de policia reacio a alinearse con la parte más dura de los militares pero obligado a elegir bando). Una vez más la situación política rompe una relación de amistad.

Con la perspectiva de los años los acontecimientos toman forma y los protagonistas, que apenas contaban con 10 años durante esa complicada época, comparan sus vivencias con el ánimo de encontrar explicaciones.

Ana Díez plantea un film con tintes documentales más preocupada por sus ganas de "contar cosas" que por su puesta en escena. Cada plano, cada diálogo, está encaminado a un objetivo: Dar a conocer la situación que desencadenó en el golpe de estado.

Según avanza la película la fuerza de la historia va decayendo. El aburrimiento se va apoderando de parte del metraje y ni la directora ni los intérpretes consiguen levantar un guión obsesionado por resultar convincente con la Historia pero no con el espectáculo y el entretenimiento.

Un loable intento por rememorar una época oscura de la Historia Latinoamericana pero que no consigue enganchar ni sobrevivir cinemtográficamente hablando. Como dice Daniel Burmann cuando preparas una película debes saber de antemano el tiempo que vas a dedicar a cada aspecto relacionado con el mismo porque el tiempo es limitado. Ana Díez quizá no supo medir esos tiempos y perdió una bonita posibilidad de regalarnos conocimiento, sensaciones, sentimientos, ...

Ni siquiera el fútbol, un personaje más durante todo el film, logra desviar la atención y mostrar alguna historia paralela interesante.

José Daniel Díaz