La Alfombra Roja

lunes, 25 de enero de 2010

Crítica: "En tierra hostil"

El cine bélico ha evolucionado. La guerra ya no son enfrentamientos masivos de valientes soldados defendiendo su bandera. Desde Vietnam la guerra de guerrillas se convirtió en el principal campo de batalla. Irak no es una excepción y esta película de Kathryn Bigelow, a través de la mirada de un grupo de artificieros, muestra con crudeza y verdad la dura situación que aún se vive en este país tras la caída de Sadam Hussein.

En escasas ocasiones el cine ha mostrado el complicado servicio que ofrecen los equipos de artificieros; personas que siempre viven al límite y bailando con la muerte. Su labor, pocas veces reconocida, es fundamental en lugares como Irak. Las minas se esconden a cada paso, en cada esquina, y siempre con la intención de eliminar a los soldados que simbolizan la ocupación.

Este film de la ex mujer de James Cameron cuenta con brillantez y mucho talento la llegada de un nuevo soldado al equipo. Un hombre chulo y prepotente pero a la vez ingenioso y experto artificiero que creará todo tipo de sentimientos en los militares que le acompañan. La crueldad que persigue a esta intervención militar se percibe en cada escena, si cabe más horrorosa y lamentable que la anterior.

La dirección apunta en alguna ocasión al tono documental para rodear de veracidad los acontecimientos que describe. La labor de Kathryn Bigelow merece ser alabada y reconocida. Rodeada de un grupo de actores “desconocidos” y de algunos cameos de nivel como los de Guy Pearce ó Ralph Fiennes, el reto no era fácil. Un tema actual y candente como la guerra de Irak es susceptible a la crítica histórica por lo que la labor de investigación se vuelve fundamental y clave para el éxito del film.

Las interpretaciones son de gran nivel. Y se sustenta en todo el equipo actoral, un grupo que mira en el mismo sentido y les convierte en una de las mejores labores corales del año. Cuando destacar a uno de ellos supone desmerecer al resto, su trabajo y la de la directora cobra más valor.

No es una película cómoda ni fácil de ver pero es necesaria. Ha recibido varios premios aunque en los Globos de Oro el fracaso fue evidente. La crítica la ha encumbrado y está en todas las apuestas para optar a varios Oscar pero no sé si un tema tan controvertido conseguirá ser reconocido en los premios más importantes del mundo.

Una de las sorpresas del año. Tanta valentía merece una oportunidad.

José Daniel Díaz