La Alfombra Roja

domingo, 6 de marzo de 2011

Crítica: "El estudiante"

Tras el gran éxito cosechado en México donde permaneció 22 semanas en cartelera y tras obtener 6 Diosas de plata incluyendo Mejor Película, llega a España la película "El estudiante" dirigida por Roberto Girault. Un amable film que parece sacado de otra época donde la inocencia y a veces bobería soprepasan los límites de la credibilidad haciendo del sentimentalismo barato sus mayores credenciales.

Al terminar de ver la película me llegaron dos imágenes a la cabeza: la primera la sensación de haber vuelto a los 80 y encontrarme delante de un film de los Hombres G dirigido pr Guillermo Summers y la segunda de sorpresa al ver que aún se hacen este tipo de películas por el mundo.

Chano es un hombre de 70 años que ingresa en la Universidad para estudiar Literatura (como podéis imaginar la primera gracia es la de los alumnos pensando que es el profesor), y allí se relaciona con una serie de jóvenes de 20 años que encuentran en este hombre a un amigo que a la vez les sirve de conciencia. A través de una representación teatral de Don Quijote sus lazos se irán estrechando aún más hasta llegar a una auténtica amistad.

Los problemas que tienen los chavales son los típicos que podríamos imaginar: uno tontea con las drogas (pero de una manera tan light que uno no acaba de entender bien su historia), otra se queda embarazada de uno de los profesores, otro se desvive por una chica que no acaba de fiarse de él.....

Por si no fuera bastante, además de ser típico usa todos los tópicos que tanto me molestan. El drogado es un melenas con cara de tonto, la embarazada es una chica empollona que creía saberlo todo, el enamorado es el guapo del grupo que más cabeza tiene, ....

Las interpretaciones son mediocres. Jorge Lavat, el personaje principal, está sobreactuado como si representara una obra en lugar de hacer una película. Los jóvenes parecen sacados de otra época, la Universidad parece un instituto, las fiestas que organizan sólo les falta el chotis para parecer las de San Isidro y ya que nos ponemos hubiera agradecido que Tony Leblanc y Concha Velasco hubieran hecho un cameo a ritmo del Dúo Dinámico.

Aún me cuesta comprender cómo pueden salir del mismo país genios como Guillermo del Toro, Alejandro González Iñárritu ó en menor medida Robert Rodríguez y luego auténticas casposidades como la que nos vende Girault.

En fin, que nunca dejaré de sorprenderme. Bueno sí, cuando vea la taquilla y ponga que ha tenido no se cuántos miles de euros por copia....

José Daniel Díaz