La Alfombra Roja

jueves, 13 de octubre de 2011

Bardem y Noriega continúan con la larga lista de actores españoles "malos"


Hace escasas fechas se ha conocido que Javier Bardem será el "malo" de la próxima película de James Bond. Un personaje que seguro dará que hablar y se analizará con mucha precisión por todo el mundo cinematográfico.

Paralelamente también ha salido a la luz el próximo proyecto en Hollywood de Eduardo Noriega, "The last stand". Un film que supone la vuelta a las pantallas de Arnold Schwarzenegger y en la que tendrá la dura tarea de sacar su lado más malvado para hacer doblar la rodilla al mítico actor austríaco.

Sin embargo, si analizamos la trayectoria de los actores españoles en la Meca del cine, nos damos cuenta que el papel de "malo" lo han interpretado en muchas ocasiones y se ha convertido en algo habitual en el cine americano. Parece que lo hispano huele a maligno y debemos darles mucho miedo por allí. Imagino a Luis Tosar paseando por la Gran Manzana mirando asombrado cómo los viandantes de bien se cambian de acera a su paso.

Este gran actor al que veremos pronto de malvado casualmente en la película "Mientras duermes", protagonizó uno de esos productos comerciales para olvidar que a veces nos trae el cine americano. Su papel de narcotraficante (qué repetitivo lo de los narcos) en "Corrupción en Miami" seguramente le impida dormir muchas noches.

No es el único que se atrevió a interpretar el papel de narco, el actor venido a menos Jordi Mollá tuvo un papel de ese tipo en la más honrosa "Blow" donde Johnny Depp se las veía entre españoles. Penélope Cruz también participó en esta mafiosa aventura que, si bien no tuvo excesivo éxito, para la actriz española fue un espaldarazo.

Nuestro malagueño más internacional, Antonio Banderas, también ha tenido sus papeles de mala persona en Hollywood. Parece difícil con ese aspecto cercano y amable pero así es la labor del actor. Últimamente le vimos en "La piel que habito" de médico sin escrúpulos pero ya sacó su mala "follá" en "Asesinos" donde Stallone tuvo que sudar tinta para vencer a su enemigo. De igual forma su lado más vampírico salió a relucir en "Entrevista con el vampiro", uno de sus mejores films.

Por increíble que parezca a veces hasta recibimos un Oscar por ser "malos". Bardem precisamente gracias a una interpretación magistral en "No es país para viejos" pudo alzar la dorada estatuilla; quizás por temor a que ese personaje tan extraño que a mí me recordaba al de "Perdita Durango" (no me preguntéis por qué), pudiera lanzarse contra los Académicos y axfisiarlos mientras pataleaban sobre el suelo.

También, en contraposición, hemos tenido papeles absurdos que más que dar miedo daban risa como el que interpretó por escasos 5 minutos Santiago Segura en "Blade II". Su papel de vampiro al que machacan antes de poder enseñar el diente es un cameo sólo entendible si la amistad es mayor que la verguenza.

Seguro que a muchos de vosotros se os ocurren más muestras de nuestro lado más oscuro en Hollywood pero esta relación puede servir para hacernos pensar que somos unos "chungos" y que quizás, si un día vemos a Tosar por la calle, deberíamos cambiar de acera. Y yo pensando en hacerme una foto con él... qué inconsciente!!!

José Daniel Díaz