La Alfombra Roja

martes, 1 de noviembre de 2011

La XX Gala de la Unión de Actores se conjura "en busca de la unidad perdida"


Con mucho retraso sobre la fecha inicial estimada para el mes de marzo, por fin se celebraron los XX Premios de la Unión de Actores en el teatro Circo Price de Madrid. En una Gala sobria pero muy divertida, se echó en falta a los grandes nombres interpretativos del cine español. Ni Bardem, ni Pilar López de Ayala, ni Juan Diego, ni Antonio de la Torre, ni Eduard Fernández, ni Elena Anaya, ni Mario Casas, ni Sancho Gracia entre otros aparecieron por allí pese a estar entre los nominados.

En una Gala hecha para y por los actores, el nuevo presidente de la Asociación Vicente Cuesta aprovechó su discurso para animar a sus militantes a comparecer en el Congreso que se celebrará en los próximos meses donde debatirán la posibilidad de erigirse como sindicato independiente. Dado que, como comentó el Presidente, "vienen tiempos oscuros, difíciles y sombríos", apeló a la unidad de todos para conseguir que sus reivindicaciones sean escuchadas.

Inmediatamente empezó la parte más lúdica del evento con la entrega del premio especial de la Unión de Actores al Circo Price por su aportación a la cultura madrileña.

El maestro de ceremonias en esta ocasión fue el humorista Pepín Tre, fantástico en su papel. ¿Por qué no le eligen para presentar los Goya? Su humor absurdo hizo disfrutar a un público totalmente entregado. Tampoco faltó la diversión con las actuaciones de Pepe Viyuela  y el mago Jorge Blass. La música corrió a cargo de Mastretta, grandes en cualquier lugar y ocasión.

Uno de los momentos más emotivos de la noche fue el reconocimiento de las Mujeres de la Unión a las Abuelas de la Plaza de Mayo. Su injusticia recorrió el  mundo y aún hoy siguen buscando a todos los niños argentinos que fueron secuestrados por la represión política del país.

Tras la entrega de premios de televisión y teatro llegó el turno a los mejores actores de cine del año 2010. El actor revelación recayó en Manuel Camacho, el niño de "Entrelobos". Tras él, los mayores tuvieron su momento con premios para Pilar López de Ayala y Antonio de la Torre como mejores actores de reparto, ambos por "Lope". Ninguno de ellos se encontraba en la sala aunque especialmente sangrante e informal fue la entrega a Pilar, que no dejó encargado alguno para recogerlo.

Los mejores secundarios fueron para Víctor Clavijo por "18 comidas" y Ana Wagener por "Biutiful". Ellos sí recogieron personalmente el premio y era palpable la emoción que suponía recibirlo. En una noche donde los más recordados fueron los padres, ellos tampoco olvidaron los suyos al dedicar este reconocimiento de los compañeros de profesión.

Los protagonistas de cine se reservaron para el final. Ante la atenta mirada de Unax Ugalde y Lluís Homar, el nombre que se escuchó fue el del ausente. Javier Bardem por "Biutiful" se llevaba el gato al agua. Su madre, Pilar Bardem, recogió el galardón y excusó la ausencia de su hijo "porque está intentando matar a Bond". La actriz protagonista llevaba el nombre de Sonsoles Benedicto por "La vida empieza hoy" lo que despertó la alegría y emoción de sus compañeros por reconocer a una mujer con tantos años en la profesión.

Aún quedaba el colofón. El homenaje a toda una vida subía a recogerlo la entrañable Asunción Balaguer que no pudo evitar alguna lágrima cuando comprobó que sus propios nietos le entregaban el premio. Apeló a seguir escalando dentro de la sociedad para que así la gente "nos quiera más".

Gran final para una Gala entretenida, sin derroche pero con creatividad, que sólo se vió empañada por ciertas ausencias. La unidad que se pedía no pudo iniciar con peor pie...