La Alfombra Roja

domingo, 26 de mayo de 2013

El Festival de Cannes entrega la Palma de Oro a "La vie d´Adele", de mucho valor cinematográfico y político


El cine y la cultura en general siempre van un paso por delante. Cannes, y en concreto el jurado presidido por Steven Spielberg, lo ha vuelto a demostrar. Todas las quinielas apuntaban a la victoria de "La vie d´Adele" de Abdellatif Kechiche (en España parece que se llamará "El azul es un color cálido") y no se equivocaban. Esta historia de amor lésbico entre dos jóvenes ha mandado un mensaje alto y claro el día en que, precisamente, una manifestación contraria al matrimonio gay se celebraba en París. Así habla el cine, sin enfrentamientos, sin política, pero mostrando en imágenes la realidad social. Ésa que nadie puede detener, ni la mayor de las manifestaciones.

La Palma de Oro, por suerte, y gracias a ser la productora española Vértigo una de las productoras de la película, no creemos que sufra ningún problema de distribución en España. No podemos decir lo mismo del Gran Premio del Jurado que ha recaído en la notable "Inside Llewyn Davis" de los hermanos Coen. Una película que iba a distribuir Alta Films pero que, tras su desaparición, se ha quedado todo en el aire.

A partir de aquí empezaron las sorpresas. La mejor dirección para Amat Escalante por "Heli" fue una de las mayores. No entraba en ninguna lista de favoritos y, sin embargo, esta producción mexicana dirigida por un hombre nacido en Barcelona, ha gustado mucho al jurado. Ultraviolenta, así la han definido los críticos. Cuando le preguntan al director el por qué las películas mexicanas retratan tanto la violencia, él se limita a contestar: "Es lo que vivimos cada día en nuestro país".

El mejor guión recayó en Zhangke Jia, por la película "A touch of sin", un retrato, a través de cuatro historias, de la China contemporánea. Desarrollo económico brutal pero que enmascara un país violento e inseguro. También obtuvo premio especial del jurado "Like father, like son" de Kore-eda, una íntima historia que cuenta un intercambio de bebés en un hospital y que, quizás, se esperaba algún premio más relevante.

Los galardones a los actores también han sorprendido."Nebraska" de Alexander Payne como "Le passe" de Fahardi eran títulos a tener en cuenta en el palmarés. Lo que nadie esperaba era que fuera en el apartado actoral. Bruce Dern y Berenice Bejo (a la que todos reconocemos por "The artist") superaron a Michael Douglas por "Behind the candelabra" de Steven Soderbergh y Adele por la triunfadora "La vie d´Adele".

En definitiva, unos premios tan repartidos como justos en los que, como comentaba el propio Spielberg, casi sin quererlo se ha mandado un mensaje tajante y poderoso a la sociedad francesa en relación al matrimonio homosexual.

José Daniel Díaz