La Alfombra Roja

domingo, 31 de enero de 2016

Crítica: "Spotlight"


Pocas veces el periodismo de investigación ha ocupado la posición que merecía dentro del séptimo arte. "Spotlight" de Tom MacCarthy es un fantástico ejercicio narrativo que, sin entrar en el sensacionalismo barato, sabe explotar los momentos más dramáticos y emotivos. Un gran trabajo en el casting sirve de perfecto complemento para una película que, acertadamente, ya es una de las favoritas para los próximos Oscar gracias a sus seis nominaciones incluyendo mejor película.


En el año 2002 el Boston Globe, a través un equipo especializado que recibía el nombre de Spotlight, destapó una trama de pederastia en el condado de Massachussets que afectaba a la archidiócesis católica de Boston. Su encomiable labor, enfrentándose a los grandes poderes para sacar a la luz este despreciable entramado, les valió el premio Pulitzer en 2003. 

Tom MacCarthy dirige con valentía un guión en el que él mismo participa centrándose en la búsqueda de información por parte del equipo y evitando imágenes que pudieran herir sensibilidades. Es por ello que el mérito es doble porque durante sus dos horas de metraje y con apenas tres escenarios, la tensión, intriga y expectación se mantiene intacta.

La indignación ante los hechos que se exponen es indescriptible, máxime cuando viene de la mano de una institución tan respetada por amplios sectores de la sociedad, sobre todo las más débiles. Por tanto, utilizar su situación para destruir la infancia de tantos niños y contar con el silencio cómplice de las altas esferas católicas, convierten este caso es uno de los más despreciables de los últimos tiempos.

Entre las interpretaciones cabe destacar el potente trabajo de Mark Ruffalo (que le ha valido la nominación al Oscar), un hombre que ha sacrificado su vida familiar y personal por dedicar todo su tiempo en desarrollar su faceta de reportero de investigación. Le acompaña el auténtico "renacido", Michael Keaton, que parece vivir una segunda juventud tras su papelón en "Birdman". Aquí su personaje dirige al equipo de Spotlight, consciente de la importancia de los hechos; su sobriedad y carisma están perfectamente reflejados en el actor americano.

El resto del reparto cumple con creces, sobre todo en los rostros de Liev Schreiber como nuevo director del Boston Globe y Stanley Tucci como abogado de las víctimas. Un reparto glorioso que pone la guinda a un estupendo desafío interpretativo al que el espectador se entrega sin reparos. La hermosa música de Howard Shore, justísimamente nominada al Oscar, no pasa desapercibida entre el público.


Nunca una película relacionada con el periodismo ha ganado el Oscar pese a las nominaciones de "Todos los hombres del presidente" en 1976 (con la que podríamos encontrar muchos puntos en común) ó "Al filo de la noticia" en 1987. Creemos que esta es una gran oportunidad de poner en valor una temática que quizás Hollywood aún no ha reconocido como merece. "Spotlight" será la gran oportunidad.

Agradecemos a Sensacine su invitación al preestreno de este imprescindible film.