La Alfombra Roja

domingo, 14 de febrero de 2016

Crítica: "Summer Camp"

Tras demostrar su talento como guionista en películas tan destacadas como "Mientras Duermes" de Jaume Balagueró, (2011) o "El Desconocido" de Dani de la Torre (2015), ésta última nominada en categorías importantes de los Premios Goya, y ambas interpretadas por un genial Luis Tosar, el director Alberto Marini nos presenta su ópera prima "Summer Camp", apadrinada y producida por Jaume Balagueró.


En el reparto nos encontramos mayoritariamente con actores norteamericanos encabezados por Maiara Walsh, aunque la representación patria viene de la mano del actor y modelo Andrés Velencoso que participa en su segunda película tras "Fin".


Un grupo de cuatro jóvenes americanos se apuntan como monitores a un campamento de verano en inglés, para vivir nuevas experiencias. La noche anterior a la llegada de los niños que estarán unos días en el campamento, una extraña infección contagiosa provocará que los infectados entren en un estado de locura temporal, que durará escasos minutos. Este virus les hará atacar a todo aquel que se encuentre delante suyo, y generará una espiral de sangre y confusión sin motivo aparente.


Este juego del “corre que te pillo” que en un principio parece la típica película para jóvenes, toma un giro de guion interesante en el momento en que los roles de “asesino indiscriminado” cambian debido a la temporalidad de la locura que les provoca estar fuera de sí. A partir de aquí el “juego”, se convertirá en un contrarreloj para intentar atisbar qué provoca esta locura y como se puede curar, pero quizás sea demasiado tarde porque la infección ya ha llegado a los protagonistas, o no…

Siguiendo con la buena acogida que tuvo en la última edición del FrightFest 2015 en Reino Unido el pasado mes de Agosto, debo decir que me ha sorprendido y agradado la película. A pesar de que en un principio parece la típica película de subgénero “Slasher” que cuenta con el típico asesino desbocado matando indiscriminadamente y a contar con un guion previsible, acaba convirtiéndose en un entretenido film con ciertos toques a la siempre conocida “REC”, y un final sorprendente.

David Sanmartí
@ddsanmarti