La Alfombra Roja

viernes, 3 de abril de 2009

Crítica: "Mentiras y gordas"

Toda generación de actores necesita de una película coral revolucionaria y de presunta realidad social. Y este grupo de jóvenes intérpretes ya tienen la suya como en su día tuvieron Juan Diego Botto ó Jordi Mollá con "Historias del Kronen". Y si bien en aquella película de Montxo Armendáriz el retrato social se centraba en los chicos de alto nivel económico, en este caso la trama se dirige a chicos de escaso nivel educativo, cultural y monetario; mientras los otros gozaban de llamarse "niños de papás", en éste caso la familia está destruída. Pero el resumen es el mismo: Sexo y drogas.

Cuando se pretende hacer un film de este tipo esos dos asuntos no pueden faltar; y cuanto más llamativo mejor. Mayor publicidad y mayor interés por parte del público adolescente; ese público para el cual la proyección es No Recomendada.

Albacete y Menkes no son directores al uso pero eso no quiere decir que tengan talento. El gran debut de "Sobreviviré" se quedó en el olvido; a partir de ese instante todo cuesta abajo en cuanto a calidad y, por lo que se ve, cuesta arriba en cuanto a taquilla.

Es asombroso cómo las peores películas del cine español copan el record histórico de taquilla en los últimos años. "Torrente 3", "Mortadelo y Filemon: Salvar la Tierra", "Mentiras y gordas".... Quizás éste sea el camino. Seleccionar actores de televisión reconocidos por todos y darles un film que muestre vicio, carne y fiesta. Y mi felicitación por haber tocado la tecla del éxito pero como espectador no puedo más que criticar la ausencia de trama, la puesta en escena cutre, los tópicos como base del film, los absurdos diálogos y la poca capacidad de maniobra para mostrar en el plano interpretativo algo medianamente decente (se pasan más de media película "poniéndose" y "metiéndose")

Quien quiera ver cuerpos jóvenes esculturales reconocidos tiene una cita obligada; el que quiera ver una película con un mínimo de sentido que escoja otra opción en la cartelera.

Ah!! Y que nadie empiece a valorar el film como la realidad de la juventud actual.... Un poco de respeto para el 90% de los jóvenes que confían su tiempo en alcanzar otras metas aunque sean menos morbosas y llamativas que ésta.

José Daniel Díaz