La Alfombra Roja

sábado, 23 de mayo de 2009

Cannes 2009: El escaparate de lo mediocre

He seguido con verdadero interés la presente edición del Festival de Cannes. Nuevamente se pone de manifiesto la crisis creativa del sector. Ni siquiera traer nombres tan importantes como Tarantino, Von Trier, Amenábar, Campion, Loach, Almodóvar ó Gilliam sirvieron para elevar el nivel de un Festival que cada día se caracteriza más por el glamour de sus estrellas que por la calidad de las obras que se presentan.

No hay nada peor que la indiferencia y así fueron recibidas la mayoría de los films. Al menos Coixet, con sus "mapas de Tokio", consiguió una buena pitada que ya es mejor que decir que estás un poco pasadito como le dijeron a Almodóvar al ver sus "abrazos rotos".

Por cierto, que lo nuevo de Lars Von Trier ha conseguido unir a público y crítica. Ambos lo consideran indigno, no sólo de participar en Cannes, sino en cualquier Festival.

Tarantino tampoco se libró del derrumbe con sus "Inglourious bastards". Su productora ya le ha dicho que o quita texto y diálogo y pone más sangre o esto va a ser un debacle al estilo "Waterworld". Eso sí, al menos obtuvo el premio al mejor actor el malo malísimo (lo digo por su personaje, no por su interpretación) Christoph Waltz.

La Palma de Oro recayó en "Das weisse band" de Hanecke, de lo poco salvable. Y digo poco salvable porque la Crítica también le ha otorgado su premio. Es la primera vez que veo esta coincidencia entre jurado y crítica. Un jurado encabezado por Isabelle Huppert de la que cuentan que la democracia y diversidad de opiniones no se encuentran entre sus cualidades. Hubiera pagado por verla en su salsa.

Realmente lo mejor del Festival vino en la Sección Oficial fuera de concurso donde "Agora" de Amenábar obtuvo 10 minutos de aplausos aunque con críticas muy encontradas (se habla que de tanto filosofar te puedes llegar a dormir) y "Up", lo nuevo de Pixar en 3D, se llevó el reconocimiento general y fue una digna película inaugural.

Del cine oriental, que siempre suele salvar los Festivales, mejor no hablar porque entre el gore extraño de "Bak-Jwi", del coreano Park Chan-Wook y la infumable "Visage" de Tsai Ming-Liang da la impresión de que las crisis creativas se traspasan entre continentes. Sólo "Spring fever", de Lou Ye, se salvó de la quema con el premio al Mejor Guión.

Al menos los que estuvieron por allí pudieron disfrutar de la belleza de Marceu y Belluci. Sólo por eso a alguno le salió rentable el viaje.

El palmarés:

PALMA DE ORO- "Das weisse band", de Michael Haneke

GRAN PREMIO DEL FESTIVAL 62- "Un prophéte", de Jacques Audiard

MEJOR DIRECTOR- Brillante Mendoza, por "Kinatay"

MEJOR ACTOR- Christoph Waltz ("Bastardos sin gloria / Malditos Bastardos")

MEJOR ACTRIZ- Charlotte Gainsbourg ("Antichrist")

MEJOR GUIÓN- "Spring fever", de Lou Ye

PREMIOS DEL JURADO- Ex-aequpo: "Fish Tank", de Andrea Arnold, y "Thirst", de Park Chan-Wook

PREMIO EXCEPCIONAL DEL FESTIVAL- Alain Resnais ("Les herbes folles")

José Daniel Díaz