La Alfombra Roja

domingo, 8 de agosto de 2010

Crítica: "Origen"

Christopher Nolan se ha convertido en un valor seguro. Maneja el ritmo de las películas como nadie y consigue explicar con suma facilidad situaciones complejas y enredadas. “Origen” vuelve a ser un ejemplo de virtudes cinematográficas, una nueva muestra de talento y originalidad que consigue atrapar al espectador en un laberinto con múltiples entradas y pocas salidas.

Los sueños se pueden manipular, encontrar información y utilizarla. Todos sabemos que cuando soñamos ese mundo paralelo es real, lo vivimos como si realmente estuviera sucediendo y mezcla con extraño sentido mundos imaginarios con recuerdos, personas y situaciones. “Origen” profundiza aún más y plantea la posibilidad de controlar la mente humana a través de esas recreaciones imaginarias que generamos cuando dormimos.

Con un guión perfectamente estructurado, una dirección marca de la casa y unas interpretaciones muy inspiradas el resultado es que esa macedonia que integra mundo real e irreal se convierte en un producto fácil de digerir, un producto de alta calidad. Nolan siempre juega en los guiones al despiste con personajes que esconden dramas o secretos. “Memento” ó “El truco final” son ejemplos claros de su forma de entender el cine. Y siempre acierta.

“Origen” no es sólo un thriller psicológico de ciencia ficción, también es un drama familiar. Leonardo di Caprio pelea con gran destreza en ambos campos porque su personaje es complejo, lleno de dolor y a la vez cargado de responsabilidad. Este actor madura día a día, película a película. Trabajar con los más grandes como Mendes, Scorsese o el propio Nolan le han ayudado a formarse para llegar a ser el próximo Paul Newman o Marlon Brando. Sabe elegir los films y se atreve con los retos sin buscar éxitos fáciles a más puro estilo comercial. Si a “Origen” sumamos otros actores del nivel de Watanabe, Berenguer, Caine o la bella Cotillard el film se engrandece aún más.

A la mayoría este enjambre le recordará a “Matrix” y en cierta forma mucha inspiración pudo llegar a través del mundo Wachowski. Sin embargo poco a poco te vas dando cuenta que están más separados de lo que parece. En este film la parte humana es fundamental para entender la historia y los comportamientos de los protagonistas, la ciencia ficción está al servicio de lo real.

El que quiera descubrir una nueva dimensión sin gafas 3D tiene una cita con "Origen", seguro que no le defraudará.

José Daniel Díaz