La Alfombra Roja

lunes, 13 de septiembre de 2010

Crítica: "Todo lo que tú quieras"

Tenía muchas ganas de descubrir qué se escondía tras la tercera película de Achero Mañas. Ocho años de espera tras la maravillosa "Noviembre" que se han hecho eternos. Por lo visto asuntos personales le llevaron a Nueva York, apártandose del éxito que su estilo estaba generando. Ahora decidió volver con una historia angustiosa y compleja llamada "Todo lo que tú quieras" donde un padre viudo hace frente a la dura tarea de educar a una niña con grandes carencias afectivas tras la inesperada pérdida que supuso la muerte de su madre.

Con valentía Achero se adentra en lo más íntimo, en los sentimientos más escondidos. No hay nada más fuerte, sacrificado y sufrido que el amor de un padre a su hijo. Y lo que para el espectador podría parecer un amor llevado al exceso, un giro de guión meditado te lleva a sensaciones encontradas. Un padre transformado en madre por petición de su hija no sería capaz de creerlo si no me lo contaran como el director madrileño lo hace.

Y es que la niña (maravillosa Lucía Fernández) imprime con su mirada y sus palabras la necesidad fehaciente de que todo siga igual, de mantener la vida que su madre (Ana Risueño) con tesón estaba construyendo. En realidad se trata de mantener a la madre que estaba queriendo.

Su padre (no veía a Juan Diego Botto en algo tan decente desde "Martín Hache" y "Sobreviviré") se transforma en madre para mantener el mundo que su hija sueña y desea. La ayuda de una ex amante (Najwa Nimri) y un transformista lleno de dolor (José Luis Gómez) será fundamental para decidir el camino apropiado para la educación de la niña.

Una de las virtudes de Achero es la de encontrar nuevos talentos de la interpretación. Su primer film nos descubrió a Juan José Ballesta, el segundo a Oscar Jaenada y ahora Lucía Fernández. Los niños junto al teatro han demostrado ser sus dos puntos clave. Una filmografía que se ha centrado en estos dos temas con especial atención y que incluso en esta última llega a mezclar.

La guinda al pastel la forman las historias paralelas que rodean a los protagonistas: divorcios con padres desprotegidos por la justicia, la soledad que tanto asusta, el desprecio a la homosexualidad, ...

Todo esto es "Todo lo que tú quieras". Quizás no sea la mejor película de Achero Mañas pero no deja indiferente porque saber contar historias es una virtud que pocos tienen.

José Daniel Díaz