La Alfombra Roja

lunes, 14 de febrero de 2011

La catalana "Pa negre" vence en una descafeinada Gala que deja patente la desunión de la Academia


El 25 aniversario de la entrega de los premios Goya fue la muestra palpable de los problemas internos que arastra la Academia. "Pa negre" de Agustí Villaronga fue la vencedora absoluta al obtener 9 premios incluyendo Mejor Película, Mejor Dirección, Mejor Actriz (Nora Navas) y Mejor Guión Adaptado. "También la lluvia" y "Balada triste de trompeta" fueron las grandes olvidadas en esta edición donde apenas consiguieron algunos Goyas menores.

Retransmitido en directo por TVE se echó en falta profesionales con cierto bagaje cinematográfico. El despliegue de medios fue inversamente proporcional al nivel de los periodistas acreditados por la cadena. La Gala tampoco contribuyó a elevar el listón. Si el año pasado hablamos de originalidad, frescura y unión en apenas 365 días el Teatro Real de Madrid fue testigo de un show aburrido y sin gracia.

Alex de la Iglesia, en su último discurso como Presidente de la Academia, no evitó tocar algunos de los temas candentes que tanto alboroto han creado en las últimas fechas. La famosa "Ley Sinde" era una de ellas y ya se encargaron algunos manifestantes de Anonymus a la entrada del recinto de recordarlo. Pese a la enorme desunión que se respiraba en el ambiente, Alex abogó por "caminar juntos en la diferencia y en la divergencia".

Recordó que "Internet es el presente, no el futuro" y el negocio cinematográfico no puede vivir al margen de él. Como suele ser habitual en sus discursos hizo autocrítica y no busco responsables de los fracasos en la competencia o en la piratería. Su valentía contrastaba con la mirada poco aprobatoria de la vicepresidenta y contrincante esa noche Icíar Bollaín.

El maestro de ceremonias fue como el pasado año el showman catalán Andreu Buenafuente que no contó con la chispa de la pasada edición. Si bien tuvo algún comentario ocurrente como el que dirigió a Javier Bardem cuando le dijo que "es una pena que ya no optes al cheque-bebé", la mayoría de los chistes eran previsibles y sosos.

Por destacar algunos momentos que sí cambiaron el tono gris de la Ceremonia, es de alabar el arranque musical que inició Tosar y siguieron Paco Leon, Asier Etxeandía y Fernando Guillén Cuervo entre otros ó el divertido juego de actor-director que interpretaron Juanjo Puigcorbé y Rosa María Sardá. Más allá de eso el resto de gags no pasarán a la Historia.

Si nos centramos en los premiados, además de destacar la apabullante victoria de "Pa negre", es relevante comentar la victoria ya prevista de Javier Bardem como mejor Actor por "Biutiful", el reconocimiento a "Buried" con 3 estatuillas incluyendo Mejor Guión, el Goya a Mejor Director Novel a David Pinillos por "Bon appetit" y el olvido sufrido por las dos grandes favoritas "Balada triste de trompeta" y "También la lluvia".

Bajo la atenta mirada de la Ministra Angeles González Sinde la Gala de los Goya cerró de nuevo sus puertas hasta el próximo año donde tendremos nuevo Presidente y quién sabe si nueva filosofía. De momento lo que se mantendrá es el cine español pero el trono hasta la próxima edición lo tendrá una película catalana llamada "Pa negre".

José Daniel Díaz