La Alfombra Roja

jueves, 17 de febrero de 2011

Crítica: "Chico y Rita"

Gracias a Sensacine y con la presencia de uno de los directores, Tono Errando, tuvimos la oportunidad de disfrutar en la madrileña sala Berlanga de un pase especial de la película "Chico y Rita" galardonada recientemente con el Goya a Mejor Película de Animación.

El 25 de Febrero se estrenará en los cines españoles esta película de animación dirigida por Fernando Trueba, Javier Mariscal y Tono Errando. Usando los últimos avances tecnológicos, con una plantilla internacional y distribuída por Walt Disney, las expectativas que ha generado este film ambientado en Cuba ha dado esperanzas a sus realizadores para hacer un buen papel en taquilla.

Sin embargo no debemos engañarnos. "Chico y Rita" es una película de animación dirigida para adultos y aunque no es pionera en ese sentido (cabe recordar grandes películas como "Vals con Bashir" ó "Persépolis") no se puede discutir lo arriesgado en su propuesta.

Lo primero que llama la atención de la película es la mano del dibujante Javier Mariscal. Sus creaciones son originales y particulares. Tienen alma y a la vez mantienen el toque clásico de los grandes maestros.

Lamentablemente todo esa fuerza inicial se pierde poco a poco con una historia de amor mil veces vista y algo sosa. Una cantante enamorada, un músico encantador pero negado al amor, un amigo que actúa como representante, una Cuba que se divisa como un personaje más y al fondo Nueva York, el sueño dorado. Ese cocktail crea un relato donde el éxito se enfrenta a la pasión, la felicidad al dinero y los sueños con la cruda realidad.

Aunque el guión es poco llamativo y nada sorprendente, la sensación final es amable y de un regusto agradable como el que deja un buen vino que hemos saboreado muchas veces. Su iniciativa merece el reconocimiento y la felicitación.

Si tuviera que quedarme con un aspecto de "Chico y Rita", elegiría la imagen perfectamente recreada de la Cuba de los 40 y 50 con la música de Bebo Valdés susurrando al oído y el jazz como placebo para los malos momentos.

Arriesgarse a estas alturas tiene mérito, ojalá los espectadores sepan apreciarlo.
Puedes ver el trailer aqui

José Daniel Díaz