La Alfombra Roja

miércoles, 20 de abril de 2011

Crítica: "Aguila roja: La película"

A nadie se le escapa que "Aguila roja: La película" es un producto dirigido fundamentalmente a los seguidores de la serie, que no son pocos. Algo más de presupuesto y metraje que un capítulo normal, una trama independiente de la trama de la serie, algún personaje más sacado de la manga, y ya tenemos un film de aventuras para todos los públicos.

Dirigido por José Ramon Ayerra (curioso que en los títulos salga primero el productor Daniel Écija que el propio director), "Aguila roja" pretende ocupar ese espacio vacío de películas de aventuras que siempre ha tenido nuestro cine.

Ambientado en el siglo XVII, el film se centra en una importante cumbre que reúne en la villa a los principales reinos europeos: Francia, Portugal, Inglaterra y España. Esa reunión es una excusa para acabar con la vida de Felipe IV y repartirse el reino español entre sus enemigos. Aguila roja tendrá que enfrentarse a los traidores para salvar al pueblo español de una ocupación casi segura.

Alrededor de esa historia principal se intercalan otras paralelas entre cómicas y dramáticas que mantienen el ritmo del film. Para el éxito de la película era fundamental mantener los personajes principales y a los actores que los interpretan. A los "antiguos"David Janer, Javier Gutiérrez, Francis Lorenzo, Inma Cuesta y Miryam Pacheca se unen nuevos intérpretes encabezados por Martina Klein, Antonio Molero y Mariano Peña.

El reparto denota el conocimiento que a través de la serie han ido desarrollando los actores. Son interpretaciones correctas e incluso en algún caso destacable aunque la imagen global no supere el aprobado justito. David Janer como Aguila roja no tiene el carisma que se suele requerir de un héroe, en este caso el Robin Hood nacional.

Sin embargo, a lo largo de sus dos horas de metraje, el entretenimiento está asegurado. No se hace especialmente largo y no empiezas a sentir la incomodidad de la butaca, síntoma claro de aburrimiento.

No destaca la dirección ni las interpretaciones ni la fotografía ni las escenas de acción ni el guión es especialmente original pero su conjunto es ameno y merece una oportunidad. No nos encontramos ante un nuevo "Braveheart"ni mucho menos pero abrir la veda en nuestra cinematografía para este estilo de películas al más puro "Prince of Persia" era algo necesario.

La verdad es que tal y como está el panorama con que nos entretenga la película un poco ya damos palmas con las orejas.

Podéis ver la ficha y tráiler aqui

José Daniel Díaz